Los tiempos idos: El drama de Roberto Jacob Helo (I)


rjh1En medio de la esmerada edición de noticias matinales en el departamento de prensa de Radio Portales de Santiago, un veterano vuelve al cuartel. Se trata de Roberto Jacob Helo, conocido en otras décadas como ‘El Mago de la Polla Gol’, quien a sus 90 años aún luce la piocha en la solapa de la chaqueta con la reluciente letra ‘P’ y el micrófono en la interna, sello de quien fue parte de la emisora radial más escuchada del país. Sin embargo su visita está lejos de contener las esperanzas de antaño.

Para algunos en la ex “primera de Chile”,  más que tratarse de una visita ilustre por sus pergaminos y legado lleno de historia es derechamente una incomodidad que entorpece la ajetreada rutina matinal, cargada de noticias, despachos y continuidad radial. El respeto así como los nombres de quienes siguieron los preceptos azarosos del “mago” basados en el deporte se perdieron como sus fortunas efímeras.

Así le sigo el juego. Lo acompaño a la oficina donde habitualmente está otro grande de la historia radial chilena, Gerardo Jorquera, quien usualmente entona sus piezas líricas favoritas mientras lee o alimenta pájaros errantes en la ventana. Pero esa mañana tibiamente soleada de invierno no andaba por la casona de Fanor Velasco.

Don Roberto me cuenta que ya tiene 90 años, lo cual sin embargo no impidió que subiera solo la escalera que da al segundo piso de la radio, aunque apoyado en un bastón. Recuerda su intento de suicidio el 2004, cuando en la automotora de su hermano Miguel, ahí en Santa Isabel con San Ignacio, por el 531, sin encontrar salida o una voz que lo escuchara, convocó a la prensa para lisa y llanamente suicidarse. Así tal cual.rjh2

El mismo sobrino que lo acompañó a la segunda comisaría en esa ocasión debido al revuelo del insólito incidente, es ahora blanco de sus críticas. “Mis sobrinos me pegaron, hace dos meses y me duele aún porque tengo tres hernias”, relata apurándose a demostrar la veracidad de sus palabras subiéndose la camisa.

Es raro, surrealista verlo desordenado después de su entrada como caballero de otras épocas. Así reordena su ropa mientras sigue hablando de preinfartos, hernias testiculares, un tumor y los mencionados moretones.

Me habla de sus hermanos Miguel  y Elias Jacob Babul, con los que tiene sentimientos encontrados. Mientras intento comprender lo que me dice, entra mi jefe para apurarme porque hay trabajo que hacer.

A pesar de todo, logro quedarme unos minutos más.

(CONTINUARÁ…)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s