[CINE PRÁCTICO] “El Gran Gatsby” – (The Great Gatsby)


Clásico en versión vintage.

Clásico en versión vintage.

Se acabaron los años de sequía y sin recibir las excentricidades de Baz Luhrmann. El revival de la obra clásica americana de F.Scott Fitzgerald, “El Gran Gatsby”, levanta y reflota el nombre del realizador oceánico, logrando retomar el respeto tras la irregular “Australia” (2008).

El sello del director está impreso 100% en el contenido de su obra. Luhrmann juega con la redondez de las escenas y aunque a veces se puede hacer molesto que todas las secuencias intenten rimar, la tónica es de cuadros contrastantemente diferentes; a ratos muy recargados, grandilocuentes, con traslados incesantes y luego, silentes, en un orden contenido dado igualmente en sus cintas predecesoras, es decir, con un ritmo vertiginoso que luego puede bajar hasta el coma.

La duración de la cinta, de más de dos horas, no colabora con la espera lánguida del desenlace, pero los antecedentes del realizador ayudan a descifrar los misterios ocultos tras el carisma de DiCaprio. Sabido es el leit motiv de amores trágicos, casi líricos y con aires poéticos que Baz Luhrmann le imprime a sus películas, caracterizadas por exponer lo retro inyectándole estilos contemporáneos de un modo que nadie más lo pensaría y que obviamente, no a todos gusta.

La fotografía como suele suceder con el australiano se pierde en los efectos casi vintage y con una estética propia que a ratos agobia. El montaje es correcto para la extensidad del guión y cabe hacer notar la luminosidad del film comparativamente hablando por ejemplo, con Moulin Rouge.

Sería injusto no mencionar el peso actoral de Tobey Maguire para conducir la cinta por largo rato y por otra parte, el aire cliché de expectativa que se abre a la aparición del Gatsby (DiCaprio, al límite de la sobreactuación), con espectros místicos casi de la talla de un Mago de Oz. En este sentido, los roles femeninos quizás son lo más al debe del detalle del reparto.

“El Gran Gatsby” puede atraer por su aura especial y el sello de su responsable, amante de las tragedias románticas con escenas calculadas y secuenciadas, aún así para muchos, estos amoríos con preámbulos eternos y amores casi platónicos no lograrán convencerlos por más que se trate de una obra clásica readaptada. El 3D casi es redundante cuando se trata de Baz Luhrmann.

4😐 Recomendación: Un punto positivo para el director. Aunque extensa, su versión de este clásico aunque no es redonda, suma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s