[CINE PRÁCTICO] “Alexander”


La ambición rompe el saco.

La ambición rompe el saco.

Presuntuosa, ambiciosa. Esos son sólo algunos de los calificativos que se pueden dar sobre “Alexander“, el proyecto acerca de la vida del gran conquistador de Macedonia Alejandro Magno, que claramente no amedrentó al connotado Oliver Stone, quien ha tenido en films como ‘JFK‘ grandes desafíos donde salió airoso.

Con un reparto generoso y un presupuesto a todas luces disparado en los costos, el estadounidense intenta abarcar mucho en esta cinta que no obstante las casi tres horas de duración, deja sinsabores a la hora de evaluar el producto final.

Stone por si sólo puede ser amado u odiado pero no cabe duda que sus yerros dan más que hablar que sus aciertos. Por ejemplo, aunque Vangelis pudiera sonar como número puesto en una producción acerca de la cultura helénica, a veces su musicalización en vez de complementar pasa por encima de las escenas y las interpretaciones, ganando un protagonismo que no debería si es que efectivamente, la historia por sí sola mereciera toda la atención de quien ve.

Sobre el guión mismo, al margen de comprender su contexto histórico, las vertientes dramáticas que plantea no se centran en una principal, ni concretan una problemática específica sino muchas difusas y ese desorden si bien habla de plantear confusión confunde también al espectador. No cabe duda que abarcar toda la vida de un personaje histórico fue una apuesta arriesgada, más aún sin un norte concreto.

Para consignar además que el único giro en esta lineal puesta en escena como si se tratara de cuentos sacros, es un rewind en el montaje que no aporta demasiado para compensar curiosamente la falta de osadía del equipo realizador encabezado por Stone. Si bien el film reza porque “la fortuna favorece a los audaces”, la respuesta está en otro refrán: “en casa del herrero, cuchillo de palo”.

La ambición toca todo; la adaptación de conductas enfermizas en el seno de Alexander, su moral incorruptible, su estampa sagrada y a la vez, su pobreza afectiva. Un juego osado enaltecido con escenas visualmente colosales pero que en lo micro se caen por los hilos que mueven al elenco; un Colin Farrell lánguido y una Angelina Jolie despanante en lo estético pero torpemente sometida a líneas superfluas.

“Alexander” es una escalera al sol, una torre de babel con un arquitecto de nombre y capataces proactivos, sin embargo su raíz torcida y falta de soportes provocan que inevitablemente caiga como un castillo de naipes, sin muchos más recuerdos que foros de batalla notables y escasos. En eso Stone se desperdicia a si mismo.

3 Recomendación: Regular. Promete más de lo que cumple y sus pretensiones no llegan a concretarse. 😐

Anuncios

Un comentario el “[CINE PRÁCTICO] “Alexander”

  1. Pingback: [CINE PRÁCTICO] “El reino de los cielos” (Cruzada) | Cité de Lord Buyinski

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s