[A LA CARTA] Fuente Mardoqueo: Entre el sabor y la modernización


Libertad 551.

Libertad 551.

*Aunque su sabor no tiene comparación, parece que la prolijidad de antaño es un mero recuerdo en este rincón del tradicional Barrio Yungay de la capital, donde si bien sus productos siguen siendo majestuosos mucho de su corazón de otras épocas es apenas un mero recuerdo. Costos de la modernidad.

Por Christian Reyes P.
Twitter: @Buyinski

Por años fue vox populi en el casco antiguo de Santiago que los mejores lomitos al estilo bávaro estaban a pasos de la Plaza del Roto Chileno, haciendo patria en un sector muy descuidado por la modernidad pero rico en costumbres y tradiciones. La Fuente Mardoqueo se erigió sigilosamente con esfuerzo y meticulosidad en un referente del buen sándwich incluso con un toque de excelencia, dada la alta calidad de sus ingredientes y la prolijidad de las preparaciones.

Como suele suceder en ocasiones, sin embargo y pese a todas sus cualidades, algo de la esencia de esta fuente al estilo alemana con esa mezcla de aire criollo del Barrio Yungay fue desapareciendo. Posiblemente para quienes sean más asiduos a sus especialidades, las variaciones no gravitaron mayormente pero al acudir con cierto intervalo estas se hacen patentes.

En lo estructural, los pasillos y cuartos del inmueble típicos de casona antigua remodelada fueron modificados a un eje central que si bien es más amplio, espacioso y lo corona una atractiva cúpula, se asemeja más a un patio de comidas corriente que a ese querible lugar, lleno de rincones y recovecos que identificaba el local. La decoración se mantiene pero en alusión a lo anterior, todo luce diferente con la creación de un gran comedor en desmedro los pequeños ambientes. Ampliarse tiene costos a favor en lo comercial y en contra, al perder un entorno más acogedor.

El caballito de batalla del Mardoqueo es por excelencia el lomito, con un sabor inigualable, no obstante hay otros cinco sándwich favoritos de los cuales echar mano además de diez ingredientes frescos y veinticinco cervezas que completan la carta aunque de seguro bastará con una pieza de comida y bebida para quedar saciado. De todas maneras consulte por el stock y baraje alternativas de disponibilidad mientras está en la fila.

No está en cuestión el sabor de este referente del sándwich en Santiago, sin embargo hay factores que van en desmedro de esa experiencia. Es como ver una buena película pero en la calle y vía celular. En la cocina no se ven los emblemáticos ‘maestros sangucheros’ que desplegaban su arte con destreza y preparaban prolijamente los sándwiches pese a su gran tamaño haciendo gala de su experiencia. Hoy no se aprecia esa meticulosidad en el manejo de los elementos y el producto se desparrama triste y desordenadamente entre las piezas de pan.

La especialidad de la casa.

La especialidad de la casa.

Sobre el pan mismo sería hilar fino y redundante decir que antes era diferente, pero la suma de los detalles va causando ruido. Por ejemplo si va de noche y quiere llevarse lo que no alcanzó a comer, no espere que le ayuden con el empaque. Es parte del recambio en el factor humano que no ha dado el ancho y acusa una suerte de falta de capacitación que al margen de las buenas intenciones muestra que no es simplemente llegar a un sitio de renombre a montar sándwiches premium y ver pasar gente. ¿Otra prueba? Si consulta por algo de las preparaciones o ingredientes a los anfitriones (as) de polera negra, es posible que sólo vea un reflejo de sus dudas.

Mucho ojo al pedir un sándwich normal y uno chico: No se sorprenda si el pan es del mismo diámetro, ya que la única diferencia es la cantidad de gramos de carne y a veces con el denominado ‘chico’ y algunos extras puede bastarle.

La relación precio / calidad como de costumbre sigue siendo un motivo para la moderación a la hora de invitar a alguien. Los costos no son para todos los bolsillos pero desde siempre vale la pena la visita y el sabor compensa lo demás. Aunque hay opciones que parecen más un desafío o un atentado al plan ‘Elige vivir sano’, la limpieza, la variedad de condimentos y ver como arrasa en los tips de Internet avala la fama del local.

La Fuente Mardoqueo tiene onda, no hay duda. Sigue teniendo un atractivo natural único, que nos hace quererla aunque haya perdido parte de su encanto. Es de esperar que retome la senda que la situó en un lugar destacado de nuestro repertorio, ese mismo que hoy la tiene simplemente como un sitio más a visitar, algo lejos del carácter imprescindible de antaño.

Ambiente: 3/5 ***
Cocina: 3/5               ***
Bar: 3/5             ***
Atención: 2/5      **
Precio/Calidad: 3/5 ***

Ampliación, vista superior.

Ampliación, vista superior.

‘Fuente Mardoqueo’.
Sandwicheria.
Libertad 551.
Barrio Yungay. Santiago.
Fono: (56-2) 2681 42 11 – (56-2) 681 65 56
Precio promedio p/p: $6500
Horario de Atención: Lunes a Sábado de 12:00 a 23:00 hrs. Domingo 12:30 a 17:00 hrs.
Acepta: Red compra, tarjetas y efectivo.
No necesita reserva.
Despacho a domicilio: Si.
Wi-fi.
Sitio web: http://www.fuentemardoqueo.cl
Facebook: Fuente Mardoqueo (persona) y (página).
Foursquare: Fuente Mardoqueo (promedio 9.1)
Twitter: @fuentemardoqueo
Otros: Google: 4,4/5. 800.cl: promedio 6.1.
Mail Consultas: contacto@fuentemardoqueo.cl

Condimentos.

Condimentos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s