[CINE PRÁCTICO] “Jason Bourne”


....

Bourne: Nunca es suficiente

Jason Bourne, el personaje que los públicos de principios de milenio amaron por sus matices bien cuidados y secuencias adrenalínicas de acción ha regresado. Eso sí, en este “remember” favorece mucho el background que se posee del protagónico por el cual los años no han pasado en vano y donde cojea pero se mantiene en pie.

Con este retorno, “Jason Bourne” (2016) aporta y sigue la secuencia lógica de la trilogía original (2002, 2004 y 2007) pero de algún modo también consigue funcionar medianamente como película independiente. Obviamente las lagunas están presentes pero algo de condescendencia es casi inevitable.

Puede que una deuda de esta nueva entrega en ese sentido es que en el modo emancipado se vuelve algo predecible, a ratos prima el caos por el simple hecho de generar incertidumbre o gira la tómbola de ciudades por mero afán. Lo favorable en cambio, es que Bourne maduro y todo, sigue siendo tan atractivamente letal como en sus inicios cuando no sabía donde estaba parado. Quizá ahora algo de eso hay y ese sea el leit motiv de todas sus historias: revelar y golpear en el presente escudriñando el pasado.

Matt Damon comprueba que cuando a un gran actor se le endosa un rol de acción protagónico en un thriller intenso puede ser memorable. Lo hizo el propio Damon cuando ya era un elogiado intérprete en la trilogía original o Liam Neeson cuando pese a su madurez revolvió todo París en “Taken” (2008), por citar otro ejemplo.

“Jason Bourne” es Matt Damon, de eso no queda duda. Es un personaje arraigado en el adn de los amantes del cine contemporáneo, quizás con menos publicidad y neones que otras cintas de acción pero tiene un nicho muy bien ganado. Es como Harrison Ford haciendo “Indiana Jones” o “Jack Ryan”, Bruce Willis como “John McClane”, etc. No puede simplemente heredarse un  personaje que en cada película ha dejado algo, en este caso, madurez y un carácter consolidado con un toque de guión pícaro al dejar puertas abiertas para el futuro.

Esta quinta película de Bourne (contando la mediocre “The Bourne legacy” (2012)) sobrepasa lo decente y se mueve entre lo aceptable y bueno, pero por supuesto con el factor nostalgia y que “todo tiempo pasado fue mejor”,  no alcanza a emular especialmente la irrupción de la saga original.

dado 4Recomendación: Aceptable a buena. Su gran gancho sin duda es el regreso de un maduro Matt Damon a un papel que marcó a los seguidores del género del thriller y la intriga.

😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s