#FotologStyle ¿Cuántos son ya…?

Leo lion

No es broma. A esta altura de la vida ni me sé cuántos años llevo a cuestas. Lo olvido aunque claro, solo por unos segundos. Quizás después de los 30 queremos mirar el carnet solo de reojo y más aún cuando no hay dígitos terminados en 5 o los mentados cambios de folio por década.

37, valga la aclaración. No me imaginé a esta edad con tanto detalle. A lo mejor si esperaba estar más acompañado, qué sé yo, sin la familia con malentendidos, egoísmos, orgullos necios y falta de autocrítica. Algo de siempre en todo caso. Tampoco tan alejado de amistades, pero eso va más por las curvas de la vida, que te va enrostrando que eres el único que se va quedando sin hacer familia propia y gracias a las redes sociales como si fueran podios de trofeos se encargan de compartirte los logros personales y como van creciendo sus propias raíces.

La negra, mi Mayito, es prácticamente el único eje afectivo de mi día a día, por supuesto, casi toda la semana, a distancia. Aún así ¿Cómo no amarla si vela por mí como ningún otro ser en estos 37 años lo ha hecho?

La pega, el dinero y lo demás va y viene. Todos los días nos desilusionamos de personas, nos volvemos desconfiados, confundimos amigos con conocidos o compañeros y también damos más de lo necesario a quienes no lo merecen o nos arriesgamos por gente a la que en realidad ni nos conoce ni les importamos.

Un año más que no tiene el entusiasmo de la niñez, la adrenalina de la adolescencia o la planificación festiva de la juventud. Aunque haya menos gente disponible, pese a todas las dificultades en el camino, cada vez con más cicatrices por dentro y por fuera, aquí estamos… y vamos por más, vamos por todo.

Anuncios

36

cumpleUn día después del cumpleaños “hace cansancio”, como se suele decir. Después de tanto saludo -comodín de las redes sociales mediante- cuesta volver a la realidad cotidiana con sensaciones como las de haber podido hacer algo más o estar menos cansado para festejar esa ocasión anual con mejor semblante.

La vez en el año en que todo luce diferente pasó sobriamente y este día después fue un poco desilusionante por el contraste obvio y porque además tras una jornada intensa típica de un lunes, la sensación de cara y sello se dejó sentir con saludos atrasados pero a la vez con la misma postal de eco solitario en la interna.

Gracias a todos por los buenos deseos y en 365 días más espero estar mejor dispuesto para responder como se debe a sus saludos, dándome el tiempo de celebrar como corresponde, antes que la edad siga siendo excusa.

Cumpleaños, el minuto a minuto.

keep-calm-and-happy-birthday

08 agosto

17.05 hrs Memito Ramírez llama deseando feliz cumpleaños. le apunto que la cosa es mañana #Fail pero se agradece

18.02 hrs Me junto con la negra. Veo algo que tiene que ver con mi cumple pero no me lo muestra. La bolsa es de Santa Isabel, y me conoce.

19.17 hrs Junta con Millaleo y Quijada, ex compañeros de la radio de la “P”. Pelambres , chelas y buenos momentos, guatearon Huerta y Alonso.

cumple cerveza

21.00 hrs Los bots de diferentes portales y páginas webs mandan saludos al mail más antiguo.

22.50 Comunico antes de abandonar El Cerveza la cercanía del cumple.

22.58 Escala en El Cazador.

Sigue leyendo

[Personal] [MIS DOMICILIOS] 2. Sgto. Aldea esq. A. Pinto

Google StreetView 2013.

Google StreetView 2013.

No me acuerdo cómo llegué y supongo que siempre tendré incredulidad sobre las razones.

En la imagen de StreetView se ve como las cosas han cambiado. Pasó una demolición, una urbanización, pavimentación, etc. Tan distinto a las calles de tierra, las veredas estrechas y los ranchos llenos de rendijas por donde mirábamos lo que pasaba en la calle.

A principios de 1983, con menos de cuatro años, atravesé el mundo sin saberlo. Imagino que vine a parar a Santiago y luego me tuve que devolver en el mapa hasta Arica. No sé detalles honestos de eso. Allá mi papá tenía una tía que había aceptado tenerme un tiempo a su cuidado. Como decía antes, preguntar el por qué del insólito periplo es un sinsentido, prefiero dejárselo al destino. Sigue leyendo

[Personal] [MIS DOMICILIOS] 1.Nodeland, Noruega.

Nodeland by Google Maps.

Nodeland by Google Maps.

Por razones obvias no recuerdo detalles ni tengo muchas certezas sobre mis peripecias por esta zona del mundo. Se supone que nací en Kristiansand, Noruega y luego uno de los primeros lugares donde fui a caer fue acá, Nodelland, localidad cercana.

Bello sitio, no hay duda. Coloqué la imagen de esa bomba de bencina porque es de las imágenes que me vienen a la mente de esos primeros años. Incluso también recuerdo un banco, con un área de juegos para niños que claro, suelen aburrirse en esos lugares. Otro mundo.

Eran tiempos donde vivía mayormente con mi mamá. De mi papá no tengo mucho registro por esos años. Tampoco podría preguntarles hoy porque todo lo referente a mi niñez es medio ‘tema incómodo’, por aquello de los reproches y cuestionamientos a su gestión parental, rarezas que uno deja pasar pero que dejaron su huella. Sigue leyendo

[Personal] [MIS DOMICILIOS] 0. Kristiansand, Noruega.

St. Joseph.

St. Joseph.

Tras haber nacido una noche del jueves 9 de agosto de 1979 en el hospital St. Joseph del centro de Kristiansand, ciudad soleada del sur de Noruega, desconozco por supuesto la mayoría de las circunstancias previas y posteriores a mi natalicio.

Creo que una vez vi un álbum del embarazo de mamá y algunos recuerdos de esos escasos años que estuve con ella antes de largarme al sur del mundo.

Sé por mis viajes posteriores en cambio, que dicho recinto ahora es como un asilo de ancianos e incluso se le brinda ayuda social a los narkomans, algo así como nuestros drogos, pero sigue ocupando una cuadra privilegiada en la zona costera de la ciudad, ahí en Kongesgata, que viene a ser como la “calle del rey” (o real) creo.

Por esas cosas de la vida, en 2004 conocí el departamento que mi mamá que quedaba al cruzar la calle. Es raro encontrarse viviendo aunque sea de paso, frente al sitio donde viniste al mundo.

Del 2004. En el depa de mi mamá. Afuera, la cuna.

Del 2004. En el depa de mi mamá. Afuera, la cuna.

Más raro aún me parece, debe haber sido para mi madre vivir tantos años frente al lugar donde dio a luz a su único hijo, el cual de paso estaba al otro lado del mundo y del cual sabía poco y nada.

Mis primeros recuerdos son de Nodeland, en la siguiente estación donde haremos parada. De Kristiansand me quedó una buena impresión cuando volví, ya mayor, pero supongo que no podré saber qué habría pasado así como tampoco puedo señalar más porque no recuerdo nada.

 

Parada: 0. Kristiansand, Noruega.
Data Aprox: 1979 (?)
Tiempo estada: (?)