[Magallanes 2016] Día 5

Panorámica, chocolates y pingüinos

Este día era clave. Sabiendo que había un plan central para la jornada, tomamos un colectivo y por unas pocas monedas -literalmente- nos llevó al Mirador del Cerro La Cruz. Es una foto que todos los turistas que visitan Punta Arenas deben tomarse. Desde ahí además del entorno urbano de la ciudad se aprecia el Estrecho de Magallanes y no hay demasiada gente así que tómese su tiempo y desde ahí mismo (donde el taxista incluso nos esperó) bajamos de nuevo al centro para una parada deliciosa.

Ir a Chocolates Norweisser (José Miguel Carrera 663 – Tel. 61 2 223 900) es como estar en un cuento de Hansel & Gretel. Además todo en el extremo sur del mundo cobra otro sentido. Si bien ellos están también en Temuco, su toque alemán en la creación chocolatera es su sello. Mayito estaba en un cuento de hadas y no dudó (pese a su fragilidad) en comprar un “ovejero de chocolate” y traérselo a sus abuelos. Esta -que es la casa matriz- ofrece chocolates en barras y bombones, rellenos con frutos secos de primera calidad como nueces, almendras, avellanas europeas, cranberry, higos, ciruelas, etc. En su sitio web hay más info. Pequeño y acogedor sitio. Un secreto que bien vale la recomendación, aunque ojo que tampoco es que los precios estén tirados.

Caminando por el entorno, volviendo a la avenida Bulnes nos comentaron sobre el Museo Salesiano Maggiorino Borgatello (Av. Pdte. Manuel Bulnes 336) y como teníamos margen de tiempo fuimos. Tiene varios niveles, una serie incontable de objetos con la flora, fauna e historia de la Patagonia, además por supuesto de esas típicas chucherías que no aportan mucho pero que siempre están ahí. El museo no abre los domingos y como siempre fuera de Santiago, todo cierra a la hora de almuerzo. La entrada vale como $3.000 adultos y se recomienda ir solo si tiene tiempo o está llamado a “hacer la hora”, como nos tocó a nosotros. Bien, pero para nada indispensable. Sigue leyendo

Anuncios

[Magallanes 2016] Día 4

El viaje a la capital regional de tres horas por la estepa magallánica (esta vez cada uno en su asiento) no tuvo mayores contratiempos, dormimos y seguimos la pampa austral y la inmensidad del paisaje hasta llegar a destino.

Dimos bote. Claro, porque la señora de la hostal no estaba y nadie nos abrió, pero como no teníamos prisa esperamos y accedimos a la Hostal Oasis (igual que la otra pero sin ninguna relación) a un sucucho en un rincón pero ubicado céntricamente, onda atravesar y caminar unos metros desde donde nos dejó el bus (cada línea llega donde quiere la verdad).

Lo primero tras llegar a Punta Arenas para la segunda etapa de la travesía patagónica fue ir a la Plaza en Muñoz Gamero a ver el famoso indio al cual todos le besan el pie, que llega a estar brilloso de tanto sobajeo y piquito. No lo bese, en serio. Los locales dicen que de noche hasta los curaos mean ahí y en realidad basta con la foto pulcra en un costado y listo. En los alrededores harto souvenir (fíjese en los billetes, a nosotros nos pasaron uno cortado) y en los alrededores toda la vida típica de un centro de ciudad.

¿Cuerdas? claro, el viento a veces se pone heavy y en invierno la gente debe afirmarse, por eso nada que se pueda llevar el viento queda al azar. 

Tras un alto, comer y tener algunas horas de la tarde por delante nos fuimos al Cementerio Municipal Sara Braun de Punta Arenas (Pedro Sarmiento de Gamboa 29), uno de los iconos de la ciudad y reconocido por sus particulares jardines y bellos mausoleos. Se puede ir en micro o caminando (25 minutos). En las tumbas se aprecia la fuerza de las raíces especialmente de los afuerinos venidos de Europa y que han marcado su historia en esas tierras.  El campo Santo está abierto hasta las 20 hrs aprox y su acceso es gratis al margen de alguna colaboración. Sigue leyendo

[Magallanes 2016] Día 3

Dejamos este último día en Puerto Natales, ya con las tareas turísticas básicas hechas, para conocer el poblado; sus calles, negocios locales, la costanera y de pronto, buscar algo más -también para las fotos- que testimoniara nuestras horas en ese lugar tan austral y bello.

Por supuesto en ese esfuerzo incluímos ir al terminal de buses a asegurar los pasajes de regreso a Punta Arenas la mañana siguiente, oportunidad que al regreso aprovechamos para volver a pie palpando la cotidianidad de Natales. Mayito disfrutó de los basureros fijos, todos con motivos muy juguetones, mientras yo me retraté con el monumento al minero patagónico que se ubica en la plaza junto al terminal de buses, dicho sea de paso, frente a la cárcel. En ese mismo sitio hay un paseo con mirador ideal para fotos panorámicas, denle una oportunidad.

De ahí y tras un regreso caminando de cerca de 20 minutos, de vuelta al centro, fuimos a comer yendo a la Costanera, en el restaurant El Bote, un lugar de prestigio que pasa lleno pero a diferencia de los otros sitios cercanos, es un poco más grande (ni tanto tampoco) y tiene una cantidad de mesas que permite no esperar demasiado. Los platos ameritan el pasar por ahí. 

En ese recorrer, pasar por el pueblito artesanal techado y andar por la Plaza de Puerto Natales, fuimos en busca de señales más explícitas de nuestra presencia y así anduvimos por el muelle, igual que en el primer día, pero más allá, camino a las cuevas, el aeródromo y las Torres están las “bienvenidas” que son un buen recuerdo fotográfico. Sigue leyendo

[Magallanes 2016] Día 2

magadia2-00Día de tour x2

Los antes mencionados tours de Puerto Natales se caracterizan por llegar incluso a lado argentino (El Calafate), pero uno recomendable para estadías cortas o visitas en plan de turista tradicional (sin trekking y periplos outdoor) es ir por el día al Parque Torres del Paine, en un recorrido que suele comenzar por la referencial “Cueva del Milodón”.

Para tener en cuenta antes de pegarse el pique, aparte de los precios que les mencioné antes, está el hecho que varios tours vienen de recoger gente en una van desde Punta Arenas (a tres horas) por lo que la ventaja de quedarse en Natales es que pasan por ti cerca de las 08.00 horas, con tres invaluables horas de sueño que vienen más que bien.

Desde Comapa recomiendan igual llevar efectivo para pagar las entradas a los parques (no débito), un cocaví donde la botella de agua es fundamental, sandwich, bebida, agua, galletas o frutas, etc. Dentro de los parques hay comercios igual pero como han de suponer los precios son harto más caros. Yo le agrego buenos lentes de sol (ojala con el cordón de seguridad porque el viento es de aquellos), ropa impermeable y fresca, y gorros solo de aquellos bien apegados a la cabeza, al menos para la segunda parte. Calzado cómodo pero que no se pase de agua of course. Sigue leyendo

[Magallanes 2016] Día 1

maga1En lo que es el segundo aventón junto a la Mayito en estas vacaciones 2016 -llevábamos un par de temporadas sin un buen descanso-, cambiamos el clima caluroso por la estepa austral, la tundra magallánica: Nos embarcamos a Punta Arenas, al extremo del mundo para descubrir sus enigmáticos parajes.

Sin mucha experticia pero con los parámetros básicos (alojamientos reservados y planificando 3 días en Puerto Natales y otros 3 en la capital regional), salimos desde Santiago a una hora bien infernal, 05:45 hrs previo acarreo del Transfer. Todo con el fin de llegar comenzando el día al aeropuerto Presidente Ibáñez de Punta Arenas, vía LAN.

La odisea del bus

No es porque haya sido el día de los enamorados, domingo, temporada alta, etc. Pero lo que nadie te dice es que curiosamente llegando al aeropuerto (después de cuatro horas de vuelo) no tendrás forma de movilizarte -como era nuestro caso- a Puerto Natales, porque los tickets se reservan antes de viajar vía internet. Mi idea era llegar a Punta Arenas (domingo 14) pero partir de inmediato a Puerto Natales, pasar tres noches allá  -Tours y visita a Torres del Paine- y luego pensando en el retorno (viernes en la noche para sábado) quedarnos en Punta Arenas. Sigue leyendo