[CINÉFILO PROMEDIO] “La momia” (2017)

Malogrados zombies

Solo el ego de Tom Cruise podía llevar una historia de la cual preferimos quedarnos con los buenos recuerdos, de vuelta a la pantalla grande con un argumento tan confuso e incomprensible como fastidioso.

“La momia” (2017) es un extraño recocido de historias de Stevenson, zombies y super héroes que hace parecer a la saga de Brendan Fraser como una moderna “Indiana Jones” si comparamos sus resultados con lo que deja esta cuasi parodia.

Eso sí, Cruise se lo toma en serio pero no tiene el sentido de la comedia y la aventura -de este tipo- ni su coprotagonista el carisma de la dupla Fraser – Weiz, esa que Stephen Sommers dirigió en dos tramas en 1999 y 2001 y que sin la actriz original perdió definitivamente el rumbo el 2008 para sellar su adiós y con ello también la carrera de Brendan Fraser.

Esta momia es rebuscada, dispersa, incluso hace recordar a Cara Delevingne en “Suicide Squad” (2016), pero ni sus escondidos “pseudo homenajes” a la trilogía anterior la salvan. No cabe duda que Tom Cruise se dio un gusto caro, exagerado pero con un guión y una ejecución lamentable. Como para convencer a cualquiera que fue una mala idea por donde se le mire.

En síntesis esta ‘momia’ dista mucho de volverse recomendable, en vez de elegir un camino e intentar darle sustento opta por lo disperso, innecesario, sobrecargado e incomprensible. La ambición en este caso rompió el saco.

Recomendación: Mala. Mezcla sucedánea de historias que no convence.

😒

[EN VIVO] “Cirque du Soleil: Sép7imo día, no descansaré”

Es increíble y no deja de sorprender el arraigo que desde Chile tenemos con Soda Stereo, ya sea por el carisma del eterno Gustavo Cerati, la sensación de que no volveremos a verlo o por el mero hecho que nos evoque una época de nostalgia bella, sea cual sea la razón, todo lo que nos inspire los acordes del trío aquel hoy casi por obligación nos convoca a ver de qué se trata. “Cirque du Soleil” toma el guante y con buen ojo monta este show “Sép7imo día: No descansaré”, de cerca de hora y media que deja algunas muecas al margen del festín creativo en escena.

La función suena a Soda Stereo, se inspira en Soda Stereo y lo explota como temática que recrea libremente y fiel a sus cánones, pero claro, aunque suene de perogrullo, no es Soda Stereo. Aún así hay detalles que no dejan de llamar la atención, como el hecho que se trate de un espectáculo músical y no haya instrumentos -sonando- en escena, siquiera para reforzar el mensaje. Si bien se trata de verdaderos video clips escenificados en vivo por los artistas circenses, a veces con mayor o menor éxito, esa irregularidad es la que provoca la mueca sobretodo cuando la línea argumental, el hilo conductor no queda tan claro como por ejemplo en “Nada Personal”, el experimento teatral musical de Matías Oviedo.

“La función suena a Soda Stereo, se inspira en Soda Stereo y lo explota como temática, pero aunque suene de perogrullo, no es Soda Stereo…”

No pedimos a Charly Alberti y Zeta Bosio tocando, pero si hasta Giolito se pegó un 360° en Viña del Mar es justo esperar algo más que un diábolo en escena para algunas canciones emblemáticas. Todo vale para apelar a la nostalgia y en la dispersión más de algún dardo da en el blanco, incluso con espacio para lo emotivo.

Destacar dentro de lo mejor, el mix creativo de disciplinas artísticas, plásticas, actorales, circenses, de vestuario y montaje que son acordes a lo que uno espera de un show de esta envergadura. No sería CDS sin los juegos de colores y buen uso de la escena. También suma la inédita posibilidad para que el público siga de pie el espectáculo, un acierto innegable.

El desafío de adaptarse a diferentes lugares en medio de una gira por múltiples países y coliseos es un factor que incide, no hay duda, pero el gusto a poco es innegable y honestidad por delante, lo anterior hace que “Sép7imo día” no sea un imperdible o al revés, un sucedáneo soso de Soda Stereo, si no una suerte de electivo emocional nostálgico que termina evocándonos la banda en sí y sus melodías, más que las piruetas que se pagó por ver, que quedan casi de anécdota.

[CINÉFILO PROMEDIO] “Mujer Maravilla”

Eva sale del paraíso

Puede que -y definitivamente sea así- Gal Gadot no sea una gran actriz tras esa reconversión extraña desde el modelaje al celuloide o que esta película que de forma inédita estelariza, siga parámetros clásicos de films de este tipo, pero con todo ello “Mujer Maravilla” (2017) se hace llevadera, para amplia variedad de públicos y solo por ver a su protagonista genera comentarios.

Aunque de seguro a los germanos no ha de provocarles mucha gracia, cierta línea de la cinta interpreta varios sentimientos que quedan viendo esta nueva aventura de una de la heroínas de cómic más singulares y algo subvalorada: “Mujer Maravilla” puede inquietar tanto como dejarte por momentos levemente excitado.

Sí, esta pasada es equilibrada, casi simple, pero aún así es bastante más que otras de su tipo y como es habitual con un tono menos festivo que el de los vecinos de Marvel, que han sido más chispeantes pero menos afortunados en los antagonismos.

¿Por qué verla? Porque curiosamente es una rara mezcla de héroes a la antigua (quizás menos creíbles) pero con un margen de público más amplio, sin excesos, es cierto, un poco acartonada pero aún así y con lo añadido anteriormente sobre Gal Gadot, con todos sus ripios, le terminas creyendo, compras su pose angelical, quizás no tanto el detalle de sus efectos, pero si se gana la oportunidad y habrá que ver qué más nos puede ofrecer.

Casi no se notan más de horas y 20 de aventuras. Ese es un mérito.

Recomendación: Interesante. Un poco light para algunos paladares pero es justo lo que necesitábamos y requerían las franquicias de super héroes.

👍🙅

[CINÉFILO PROMEDIO] “Ghost in the Shell: Vigilante del futuro”

Reset de un clásico

Si bien el grado conservador en cuanto a innovaciones a partir de la animación y cómic original es reacio a la audacia, “Ghost in the Shell: Vigilante del futuro (2017)” presenta opciones innovadoras y que abren esta clásica historia de ciencia ficción a nuevos públicos. No en vano, es una de las que más se jactan algunos de haber visto pero que no conocen ni siquiera sus datos básicos.

Aunque es subjetivo, lo convencional en roles de carne de hueso no requiere de mayores reinterpretaciones de la trama original, de hecho, Scarlett Johansson se despoja de su sensualidad natural para interpretar una protagonista que se desenvuelve en un thriller futurista icono de una generación y que por momentos nos evoca otros hits como “Blade Runner (1982)”, guardando las proporciones.

Por supuesto el camino de más de hora y media tiene algunos ripios como poca profundidad y habérsela jugado poco por imprimir un sello propio a la versión 2017, pero la excesiva exigencia e inconformidad puede llevar a perder el foco en lo principal que es difundir -aunque a muchos no les guste- una historia de nicho animé en un gusto de masas, claro, al estilo Hollywood, pero solo sacarla del cofré no debería ser motivo de disgusto.

“Ghost in the Shell” genera valoraciones dispares, pero que entretiene para quienes no conozcan la historia, de eso no deberían quedar muchas dudas.

dado5Recomendación: Entretenida. Convencional pero que cumple.

👾🤖 🙂

[CINÉFILO PROMEDIO] “El círculo”

Poca redondez

No podría anticiparse con total certeza el fin de un film de este tipo, es decir, temáticas similares ya las hemos visto antes noveladas y teatralizadas, de hecho, nuestro día a día es una directa profecía cumplida acerca del alcance de organismos de control estilo “Gran Hermano”, pero “El círculo” (2017), avalada por Netflix, deja más que una mueca en el espectador cuando le toca hacer el balance

Y es que la mala crítica parece inevitable para una cinta que no traspasa las emociones que por ejemplo asegura sentir su protagonista, lo que la vuelve plana y sin matices. Por otra parte el timón actoral de Tom Hanks parece tan perdido como el secundario y pseudo rebelde de John Boyega a propósito de la secta tecnológica que es el todo de la película.

Cabe señalar que actualmente en televisión, cable o el propio Netflix hay mejores alternativas para invertir tiempo y con resultados ampliamente más satisfactorios, por lo que esta apuesta para el cine es derechamente un anticipable fracaso.

Prácticamente todo en “El círculo” termina siendo olvidable y prueba de ello es que pese a las promesas iniciales de la película en su inicio, al cabo de unos minutos ya nos importa un bledo lo que realmente vaya a ocurrir.

Con el permiso del gran Tom Hanks y un nuevo sinsabor para la bella Emily Watson, esta opción es definitivamente para ser tachada en la lista de recomendaciones como panoramas o pasatiempos.

Recomendación: Débil. Se queda en la premisa y lo superficial.

😣

[CINÉFILO PROMEDIO] “Lego Batman: La película”

Suficiente juego

Nuevamente la factoría Lego se echa al bolsillo las licencias y arma una travesura basándose en la estereotipada oscuridad y secretismo de Batman. Una jugarreta simpática, que aunque no perdurará consigue lo suyo en dosis contadas.

El tema con los doblajes o subtítulos siempre puede ser variable especialmente para los más chicos. El fuerte de estas cintas de Lego son las bromas y sus diálogos. En líneas generales, la historia resulta fácil y digerible para los más chicos, principalmente porque son juguetes en movimiento y aunque la imaginación infantil puede más, es una vuelta de tuerca más para “La gran aventura Lego” (2014), que en lo personal no me funcionó.

Es cierto, a ratos dan ganas de decir “ya estuvo”, pero a riesgo -nuevamente- de ser impopular, se debe apelar al criterio para asegurar que tanto criticas, boca a boca o percepción a grosso modo, permiten anticipar que “Lego Batman: La película” (2017) está algo inflada. Sí, tiene menciones chispeantes pero se hace poco.

Batman como figurita de acción jugando a ser cool en su mundo de plástico resulta simpático, a ratos tierno y por qué no, divertido. Pero más allá de la parodia, los lugares comunes y lo predecible, parece ser suficiente de esta pasada de bloques animados, a no ser que en otra forzada entrega nos ofrezcan algo más.

Recomendación: Débil, no ofrece mucho más que algunas escenas o sketchs simpáticos. Digo, es más de hora y media.

🙄👩‍👩‍👧‍👧

[CINÉFILO PROMEDIO] “Rápidos y furiosos 8”

El ejército de Toretto

Es difícil que la saga de motores, alerones y cromos pueda atraer a nuevos públicos, sin embargo entre sus adeptos de igual forma, al margen de saciar la curiosidad natural, también hay un desgaste que es innegable.

“Rápidos y furiosos 8” (2016) si consigue hacerse interesante dentro de los disparatados planteamientos que promete a propósito de poner en riesgo a “la familia”, el bien más preciado de Toretto y compañía, pregonado por siete episodios anteriores y que ahora promete un antagonista de nivel. Algo que Marvel envidiaría, reconozcámoslo.

El desparramo de carrocerías, de llantas convertidas en humo y en menor término, de coreografías de pelea es todo lo que pudiera esperarse, pero en cuanto al resto del paquete, su profundidad es muy leve y solo zafa por la entretención y chispa de algunos pocos elementos que logran salir de lo predecible. Un sello de las últimas entregas.

Estos films de super equipos integrados por elementos con distintas habilidades extraña a Bryan O’Conner, de eso no hay duda. Ahí es donde entran los otros secundarios llamados a tratar de equilibrar la balanza al otro lado de Vin Diesel, para que no se lleve el peso de todo, porque ha quedado probado que eso no alcanza. Hay mérito en el intento aunque el resultado es más discutible.

“R&F 8” es lo que los fans de la saga esperan. Tiene lo suyo, sin trascender, dejando dudas para lo que viene pero consigue cerrar -bien o mal- una encrucijada planteada con ambición, bien ahí. Con tantos personajes y nombres en el elenco esto ya sería como “Dominics’ Fifthteen”.

Recomendación: Regular. Se va encerrando para sus fans y nada más. Es llevadera pero discutiblemente entretenida.

🚘 💥🤔

[CINÉFILO PROMEDIO] “La gran muralla”

Muralla a medias

Muy cargada a la ficción y sin miramientos a la fantasía con adn oriental, una versión impensada de una de las maravillas del mundo y su aplicación práctica llega con “La gran muralla” (2016) en un camino que las novelas gráficas ya han explorado, mezclando elementos y personajes reales con la ficción.

La credibilidad por acá mejor que no asome, esto es precisamente fantasía y ficción, nada más. Quizás al final algunos personajes resulten más interesantes que la historia misma pero el atractivo innato de las artes orientales nos mantiene siguiendo la trama pese a los baches, pero obvio, todo tiene su límite.

Queda gusto a poco por la aventura de los compañeros de viaje protagónicos (…) pero es poco probable que sepamos más de sus peripecias, especialmente por todo lo que ocurre en esta pasada y los efectos de taquilla en las carteleras del mundo.

Tal vez lo más anecdótico o contradictorio de “La gran muralla” es que con tanto efecto y pirotecnia visual no consigue más que cintas de animación que exploran oriente antiguo, donde se toca de mejor forma la sensibilidad, la acción y el fondo de las historias.

Es cierto, hay aspectos que nunca terminan de cuajar en el todo de la película, secundarios de paso fugaz y que merecían mejor suerte mientras otros salen y nos dejan pensando qué diablos pasó. En fin, para la magnitud de una proeza de la humanidad en la cual sienta sus bases, esta película no le hace justicia, eso es claro, pero tampoco cumple entreteniendo de principio a fin.

Un concepto práctico: Si tuviera que recomendarla, me quedarían muchas dudas, porque al margen de la belleza de ciertas tomas y el “saludo a la bandera” de la sincronía de colores orientales, no queda mucho de fondo.

Recomendación: Regular. Prometía más. Resulta más superficial y poco recordable de lo esperado.
🙄⛩⚔🇨🇳

[CINÉFILO PROMEDIO] “Un viaje de diez metros”

Menú para dos.

Es cierto que quizás dure más de lo que debería (casi dos horas), lo que le resta un poco de interés en el desarrollo, pero “Un viaje de diez metros” (2014) se hace bastante recomendable para parejas que quieran compartir una historia con buenos ingredientes, algunos momentos queribles y la opción inagotable de revisitar el romance clásico.

A Lasse Hallström le tira lo culinario y a esta altura no pretende mucho más de lo que ofrece a simple vista. De hecho, esta cuasi moraleja étnica y de inmigración difícilmente sea para todo público o toda ocasión. Como mencionamos antes, parejas, jornadas de relajo y seguidores de la buena mesa se sentirán más plenos al verla, pero en rigor podría hacer dormir a otros espectadores.

El plato en este sentido, para ser de temática culinaria, es bastante relajante o empalagoso, pero no menos entretenido, especialmente en varios pasajes donde el protagonista, Mirren y las secuencias casi de Romeo y Julieta la hacen medianamente traviesa.

En general aprueba, es amable en sus parajes, pero no ofrece demasiado más. Al menos logra lo que otras cintas que se meten en una cocina apenas insinúan.

Recomendación: Para ver de a dos. De apariencia simplona tiene bastante cuento para concretarlo en pocos matices y reducirlo a un mensaje claro. Una moraleja de buffet.

🍽😌

[CINÉFILO PROMEDIO] “El exótico Hotel Marigold”

Ni tan exótico y sin mucha India.

Querible, con historias de empatía y en un tono de mucha liviandad, “El exótico Hotel Marigold” (2011) atrae más que por su peculiar propuesta, por su elenco que contiene varios nombres que solo por experiencia se imponen.

Tiene algo de “Bajo el sol de Toscana” (2003) incluso de la chilena “El regalo” (2008), por nombrar solo algunas y principalmente prima en ella el afán por mostrar India dejando a un lado los prejuicios tal como tantas otras historias donde occidente lleva su cine a las coloridas y abarrotadas calles de las grandes urbes de ese país.

En general el relato -basado en una novela- podría haber tomado diferentes caminos pero opta por uno amable, hasta cierto punto soso y sin demasiadas ambiciones. Todo con tal de hacerlo mayormente digerible. A cambio alcanza poca profundidad y se torna predecible, algo que parece no importar considerando que el fin es casi para todo público, sentimentaloide y la descripción antes dicha.

La exposición del elenco en el afiche no es casual; Judi Dench, Bill Nighy, Maggie Smith y Tom Wilkinson, más Dev Patel son la principal razón para verla. La música un poco al debe, la fotografía casi lo mismo.

¿Se pudo hacer una reflexión más profunda de la soledad y el amor (y desamor) en la tercera edad? Sí. ¿Se pudo ser menos previsible y tomar más de ese rico entorno? Sí. Bueno, pero el camino elegido es el de la novela en cuestión, caer bien, pasar un rato agradable con personajes más encantadores que analíticos y apelando al inefable cliché de todo lo que se refiere a la India. Deja un par de momentos, pero deja la sensación que podría haber apostado a más.

Recomendación: Una agradable cinta con buenos actores sumado a historias casi interesantes.

🇬🇧+🇳🇪+👴+👵=🤔