[TEATRO] Descubrir y vivir “Todas esas cosas maravillosas”

*No debe extrañar que varias de las funciones agendadas para su breve temporada entre abril y mayo estén agotadas. “Todas esas cosas maravillosas” es de esas obras que te lleva a la reflexión sobre el entorno cotidiano y las más íntimas radiografías sobre tus emociones.

Este abril y mayo, todos los sábados desde el pasado 7 de abril al 26 de mayo, la tercera temporada de “Todas esas cosas maravillosas” promete mantener el rango de éxito que le ha precedido siempre de la mano de Álvaro Escobar con Alejandro Castillo vigilante en la dirección.

La cita es en el Teatro de la Aurora (Av. Italia 1133, Providencia). Un pequeño rincón presto para captar los detalles de un relato que aunque depende únicamente del multifacético comunicador, involucra múltiples evoluciones en cuanto a personalidades y literalmente, te hace partícipe de la historia de una vida. Una muy particular, donde cada titubeo da credibilidad a las rememoranzas que se van hilando con la misma imprevisibilidad de la cotidianidad misma, sus altos y bajos, especialmente en esos bajos. Momentos que hacen eco en cada butaca del recinto provocando algo en el espectador.

“Todas esas cosas maravillosas” es un sube y baja disfrutable y una invitación a las reflexiones personales. Como un espejo que un público más bien maduro puede sopesar.  Se trata de una experiencia altamente recomendable que provoca momentos de profunda sensibilidad así como de chispeante gracia. Por lo mismo, adentrarse demasiado en una sinopsis o de qué trata este montaje -aunque para muchos es un acto reflejo y cuasi inevitable- es un ejercicio sabio, ya que simplemente dejarse llevar sin mayor noción es un deleite aún mayor.

Imagen de una de las temporadas anteriores (@Alvaro_Escobar_)

“…una experiencia altamente recomendable que provoca momentos de profunda sensibilidad así como de chispeante gracia”

Duncan Macmillan suele tener buenas adaptaciones en las tablas nacionales y en esta pasada el chip funciona a las mil maravillas. Pero apúrese… las entradas se agotan rápido y entre nos, están más baratas (pese al cargo por servicio) que en ocasiones anteriores. No se arrepentirá

“Todas esas cosas maravillosas”
con Álvaro Escobar
Dirección: Alejandro Castillo
Sábados desde (7) abril y (26) mayo
21.30 horas
Teatro de la Aurora
Avenida Italia 1133, fono 9 7137 3672
Boletos: Vía Puntoticket.com
$8000 + $800 cargo por servicio.

 

Anuncios

[EN VIVO] De Phil Collins a Depeche Mode: Loca semana británica en Santiago

*En menos de una semana tres grandes nombres de la música anglo llegaron para presentarse en vivo en Santiago y los matices fueron inevitables.

Marzo de 2018 quedará marcado por la visita desde Reino Unido de tres sonidos con sello propio, solo compartiendo la cuna y la devoción de los chilenos que presenciaron sus shows en forma masiva. Espectáculos que sobretodo en algunos casos difícilmente se repetirán y donde las lecturas tienen más de un matiz.

El jueves 15 de marzo tuvo lugar uno de los más inesperados regresos a los escenarios en vivo. Phil Collins, la leyenda, volvió -independiente de las especulaciones sobre los motivos- pese a las evidentes muestras de merma física que presenta, a estar cara a cara con el público nacional. Si bien tiene 67 años, la salud le pasó la cuenta y claramente ya no es el mismo. No es una crítica, es un hecho. Aún semi postrado mostró clase y entrega.

Posiblemente fue igual de sorprendente que la asistencia fuera la más numerosa de los espectáculos del último tiempo para un solo show. El coliseo ñuñoíno se repletó de muchas parejas de edad media ávidas de clásicos con la voz característica del ex Genesis, que dejó todo por llegar a los altos mientras una banda de excelencia le seguía como soporte aunque sin disimular que el londinense iba obligadamente una velocidad más lenta, sin la jovialidad y fuerza de antaño.

Su caso fue el de un recital de auto homenaje, de tributo propio compartido por el sentimiento de los espectadores que reeditaron en sus mentes los mejores momentos de un repertorio reconocido, incluso para darse maña de dejar éxitos al margen. Su hijo en la batería y una duración más acotada fueron otra representación del momento actual, a propósito del elocuente “Not dead yet Tour” (…).

El día 20 Gorillaz y su aparataje visual como pilar de su presentación recrearon su mundo en el Movistar Arena donde los devotos de Damon Albarn tuvieron la oportunidad de verlo frente al telón dos décadas después del comprobado éxito de su experimento musical, entonces paralelo a Blur.

El Gorillaz Humanz Tour estuvo a la altura y los registros lo comprueban. Una consolidación que pese a no estar en su mejor momento salda una deuda con sus fanáticos de este rincón del mundo, incluso regalando un hit que pronto sonará en las radios del mundo. “Hollywood”. El pulgar arriba fue elocuente entonces para quienes asistieron al Movistar Arena y premiaron no sólo por considerar Chile dentro de la gira sino dieron una merecida ovación a las particulares atmósferas creadas por el grupo humano – virtual que se dejaron ver frente al telón de sus representaciones con los más reconocidos “Clint Eastwood”, “Feel Good Inc” o “19-2000”, además de otras menos difundidas como la bellísima “Melancholy hill”. Una visita inédita y difícilmente repetible en el futuro.

Acto seguido el día 21 Depeche Mode hizo que sus seguidores quedaran cortos en conceptos sobre el recital brindado nuevamente ante más de 45 mil personas en el Estadio Nacional. “Maravilloso”, “Grandioso”, “Una locura” o “Mágico” fueron parte de los comentarios más reiterados tras más de una hora tres cuartos de una banda “Clase A”, de esas de otro nivel, increíble, que vale la pena ir a ver.

Dave Gahan como maestro de ceremonias cual showman por el cual no pasan los años. Un Dorian Gray de la escena con una voz y carisma de renglón aparte. Casos como él hay pocos. Y por supuesto despunta en su forma Martin Gore, escudero fiel y artífice del éxito de un sonido eterno. Lo disfrutaron desde el escenario y eso trascendió hasta la butaca más lejana de un Nacional delirante entre bailes liberadores y algo de olor a hierba.

Como suele ocurrir con estas mega bandas, el puñado de éxitos que quedó fuera del playlist solo demuestra que se trata de monstruos de la música de todos los tiempos y su performance reciente califica dentro de lo mejor del año y deja con gusto a poco sabiendo que se trata de una visita que se da -con suerte- cada diez años.

Una semana loca, cargada de acento británico, en diferentes tonos y para distintas generaciones, en un año que apenas comienza y ya deja más de una docena de recitales anticipando un 2018 jugoso en ganancias para las productoras y que pone a prueba -otra vez- las finanzas de los fanáticos.

[CINÉFILO PROMEDIO] “Una mujer fantástica”

Traumas al desnudo

Pese a los prejuicios que pudieran levantarse sobre esta película y los tabús que aborda, Sebastián Lelio sigue con su prolífica saga cinematográfica de roles femeninos fuertes y vaya cómo, con uno que rompe esquemas a cargo de Daniela Vega.

“Una mujer fantástica” (2017) incomoda pero no alejando de la pantalla, sino dejando empatía convertida en vergüenza ajena por una sociedad, ejemplificada tristemente en el Chile de hoy, que no respeta la diferencia, el dolor, las circunstancias. No hay tino, sentido común frente a una situación y circunstancia particular y eso más el protagónico y sus características especiales cierran el círculo para un film inquietante, de empatía impensada que se alza contra la indolencia. Una cinta que nos desnuda.

Se trata de un relato cotidiano, a ratos muy simple, pero omitido de las conversaciones, de los derechos inherentes al ser humano independiente de su exterior y cómo se da el camino para remar contra la corriente con todo precisamente en contra.

Puede que al igual que “Gloria” (2013) se trate de una cinta que no llame mucho la atención por su cáscara sencilla pero comparte su núcleo vivo de fuertes emociones contenidas. Eso sí, el ritmo no es para todos, así como las lecturas que va dejando.

Estamos ante una buena película, quizá no deslumbrante pero con méritos más que suficiente para ganarse recomendaciones, elogios y preferencias entre quienes quieren algo más del cine que explosiones y secuencias anticipables. Sebastián Lelio y su “mujer fantástica” es cine de calidad.

Recomendación: Buena. Un tipo de cine elegante, expuesto y asertivo en su crítica.

 👏⭐

[ACTUALIDAD] [COLUMNA] “La derecha encubierta que triunfó en las urnas”

Sebastián Piñera, Presidente Electo 2018 – 2022

Si le pregunto ¿es Chile hoy un país de derecha o con electorado de derecha? Posiblemente usted conteste que no, aún siendo partidario o simpatizante de dicho sector, pero lo cierto es que si nos guiamos por las cifras presidenciales todo indica en esa dirección. En otro tipo de elecciones puede que el resultado sea más disperso pero la radiografía actual nos dice que si, al menos en cuanto a electorado comprometido (y efectivo).

Vayamos sumando. Somos un país asumido como conservador. Es cierto que aparecemos en el mapa mundial como un país que se moviliza a derribar barreras de discriminación, tabús religiosos validados legalmente y ampliando los derechos de minorías hasta ahora excluidas de los debates públicos. Usando métodos “muy a la chilena”, muchas veces desprolijos, pero avances al final de todo. Ahora ante la rotación de poder parece que una vez más nos quedaremos a medias, también en un sello “muy a la chilena”.

Sociológicamente una de las lecturas que se ha hecho es que los que más se atrevieron a expresar abiertamente su parecer, preferencia o color político fueron los jóvenes, especialmente en primera vuelta cuando aún estaba abierta la opción de Beatriz Sánchez, ya que posteriormente ese entusiasmo no se vio reflejado a la hora de poner fichas en una apuesta como Alejandro Guillier. Un nombre nuevo pero sin grandes propuestas que movieran la balanza hacia los enunciados más rupturistas o atractivos del Frente Amplio. Al final se impuso el bienestar personal y mediato por sobre las reformas de fondo, generales y a un plazo más extenso.

También da para metáforas cuando se habla del por qué la elección la perdió la Nueva Mayoría (o Fuerza de la Mayoría) además del Frente Amplio en circunstancias que no solo se trata de un partido perdido por un equipo sino ganado por méritos de un rival que mostró despliegue territorial, ganancia de indecisos y aumento de votación. Si bien creció la cantidad de votantes eso no pasó por la centro izquierda, bien pudieron ser los votos dormidos de Piñera que pensaron que ganaba fácil en primera vuelta, como el caso de La Araucanía, reducto reconocible de la derecha donde la expansión fue superior al 62%. Se puede hablar de un error al sobreestimar el potencial presidencial del FA, con un electorado aún caprichoso, volátil.  La actitud de sus referentes pudo ser factor pero no se les debería endosar toda la culpa.

Acá vimos un castigo a la tibieza. No solo de parte del Frente Amplio sino que igualmente desde el comando de Guillier por no recoger de forma más activa los enunciados de ese sector.

Las conclusiones, aún en evolución son por ejemplo que los votos no tienen dueño, aunque algunos insisten en ello. Si las encuestas quedaron desacreditadas en primera vuelta en esta pasada lo fueron los oráculos. No faltará quien diga que el “Chino” Ríos anduvo más claro que Pepe Auth, pero honestamente no hubo sorpresas.

El Nuevo Congreso anticipa largas batallas con un favot misceláneo que hacen coherente el llamado a la unidad realizado por los ganadores, aunque del dicho al hecho… Ahí el rol articulador de Larroulet o quien sea designado como el Segpres de turno será clave para llevar una agenda que podría estar plagada de trampas en círculos y contratiempos, perjudiciales para el país.

¿Qué será de Beatriz Sánchez? ¿A qué se dedicará o de qué vivirá en estos cuatro años hasta la siguiente elección? Es una gran incógnita. La derecha tiene nombres para pensar a futuro, en la centroizquierda no hay mucho más. Su electorado veremos si madura o se mantiene como meros demócratas de escritorio, de redes sociales, donde para ir a marchas no titubean pero son flojos o escrupulosos para ir a las urnas.

Es de esperar que ahora que la historia se repite (Bachelet dándole la banda presidencial a Piñera) se haya aprendido de los errores: Chile Vamos aprendiendo a ser Gobierno desde el primer día (sin fanfarronear de más, no dejando puestos año y medio sin definir, etc), y la Centro Izquierda haciendo una oposición con sustento, ya que desde 2010 fueron recurrentes los bochornos y quiebres internos. Además tras el inédito escenario de la derecha volviendo al poder democrático tras medio siglo, en 2014 perdieron y en la vereda contraria no fueron capaces de generar nuevas figuras, volviendo así a una revisita innecesaria.

La guinda, el Gobierno de Michelle Bachelet tuvo éxito en su campaña: Logró que más chilenos fueran a votar, su problema es que fue por un candidato de centro derecha, con una cantidad de votos solo comparable a los años noventa, cuando nadie imaginaría que décadas después nos volveríamos un país de derecha, electoralmente hablando.

[CINÉFILO PROMEDIO] “Robar a Rodin”

El verdadero robo del siglo.

Con momentos propios de la cadencia de un documental pero con otros cargados de una extraña comicidad que nos exhibe aspectos poco analizados en la idiosincrasia chilena, “Robar a Rodin” (2017) es una recomendación más que interesante por una serie de factores.

El solo hecho que la historia del robo de una pieza de Rodin en Chile en 2005 siga en la memoria de toda una generación es un hito a destacar y más aún si detrás hay una atractiva radiografía social hábilmente explotada por Cristóbal Valenzuela, con una pizca precisa de ironía, sarcasmo pero todo dando pie a la verdadera reflexión: El particular perpetrador ¿tenía razón en su cuestionamiento social?

Los testimonios, el Chile de esa entonces (en realidad no muy distinto al de 12 años después) y la perplejidad de un sistema golpeado por sorpresa en su precariedad, no solo estructural sino mentalmente, son parte de una secuencia rica en cotidianidad y con una mezcla atípica de comedia de equivocaciones y profunda reflexión artística – filosófica.

Por cierto que el manejo visual tan bien logrado en cuanto al aire que se le da a testimonios y situaciones, muy de reportaje a ratos, en otras se pierde, en especial a la hora de planos casi de comercial o cuando el relato cae en un espiral donde no estamos seguros cuán útil es finalmente.

dado5Recomendación: Buena. Tiene mucho de Chile en su ADN, en su manera de resolver el caos, de generarlo y además entrega una más que interesante reflexión.

🙌👏🇨🇱

 

[eXprimiendo la Web] Los nuevos poetas… Parte II

Tal como en la primera oportunidad, revisaremos nuevos exponentes del extremo guachaca que han sobrepasado por mucho el límite de la galantería, se han paseado a la picardía y aunque pequen de excesiva vulgaridad, contienen un gen creativo innegable. ¿Pruebas? vamos con los poetas que se han expandido por las redes sociales…

poeta-4

Poeta 4: Aquí un tipo sencillo, pero admirador de la belleza natural… y biológica (…) Sigue leyendo

[eXprimiendo la Web] Los nuevos poetas… guachacas extremos?

Es cierto que Chile es tierra de poetas, deslenguados virtuales y material para agudos excesos en la web, pero si a este cóctel lo sazonamos con bellas curvas, la cosa se puede descontrolar aunque llevándose bastante humor negro en el camino.

Aunque hay muchas más postales de este particular paisaje divisable desde un sinnúmero de miradores virtuales y plataformas dispersas, acá van apenas tres cerezas de cómo exacerbamos la galantería para arrastrarla por el fango de la ordinariez popular, es cierto, del verdadero guachaca en su faceta más ofensiva pero no menos creativa. Díoscoro -autodenominado CEO del guachaca hipster- estaría con soponcio…

poeta-1

Poeta 1: Si algo no se le puede negar, es la creatividad al hombre… falló en la observación eso sí porque de nalgas, la chica anda poblete… Sigue leyendo