[CINÉFILO PROMEDIO] “El pasajero” – (The commuter)

Liam, el nuevo pasajero 57

Liam Neeson no puede dejar viajar sola a su hija, andar en avión y ahora tampoco en tren. El longevo y reconvertido hombre de acción que ha dicho innumerables veces que ya no está para estos trotes lo hace nuevamente. “The commuter” o “El pasajero” (2018) cumple los requisitos de los fans y por qué no, también entretiene a público general con un thriller de calidad respetable sin demasiado aspaviento.

Hay cintas similares, de situaciones límite, que prácticamente emulan  el tiempo real y antagonistas que no siempre están en pantalla o cara a cara con el actor ancla (tipo “Phone Booth”, “Ultima llamada, Enlace mortal” 2002 con Colin Farrel) pero en ese deja vú el temple de Liam Neeson es decisivo como gancho para ver la cinta. En ese sentido la química director – actor favorito de algún modo funciona otra vez.

Los agujeros argumentales pueden caer en lo obvio pero si logras esquivar o hacer vista gorda de algunos detalles la hora y tres cuartos que dura se hacen bastante llevaderos. Los más enganchados podrán sentirse en el tren, los más fríos tendrán que reconocer la incertidumbre de la trama. Algo de triunfo hay en aquel ejercicio. El principal riesgo? perderse en los errores o traspiés reiterativos, pero es un riesgo habitual por estos días.

“El pasajero” ofrece dosis intermitentes de adrenalina, un actor de culto, antagonismos difusos y momentos de buen nivel. Como contras, irregularidad, algo de desproporción y un buen recuerdo que solo durará hasta que Liam nuevamente frunza el ceño y acepte nuevos retos.

Recomendación: Aceptable. Entretenimiento pasajero pero válido al fin. Para no subestimar.

🚄 🙂

Anuncios

[CINÉFILO PROMEDIO] “15:17 Tren a París”

The_15_17_to_Paris

Viaje agotador (o sueño en el viaje)

Clint Eastwood sigue en la tónica de historias puntuales con un atractivo central pero que salvo el hecho central, cuesta considerar como un relato completo y satisfactorio. Acá en “15:17 Tren a París” (2018) al igual que en “Sully” (2016) se trata de reivindicar a protagonistas de un momento límite, como ningún otro, pero que todo el camino para llegar a ese episodio se hace algo tedioso e innecesariamente inflado, poco natural y levemente forzado.

Otro parámetro en el cine reciente es “El vuelo” (2012) de Robert Zemekis, donde el tobogán es menos obvio pero que también toma la anécdota extraordinaria para convertirla en épica o en su caso, desmenuzar todo un contexto bastante más oscuro, oportunidad que Clint Eastwood no tiene con estas historias menos complejas y que al parecen ni en “Sully” ni en esta le suponen problemas.

Como sea la hora y media parece una eterna espera y prólogo para lo que realmente queremos saber y la razón de ver la película: ¿qué diablos pasó en ese tren?”. Punto.

Es cierto, no puede obviarse ni pasarse por alto lo increíble de contar con los protagonistas originales de lo ocurrido (sí, en serio, son los que vivieron el episodio), por lo que para Eastwood diera la impresión se trata de un tributo merecido, personal y con su sello. Curiosamente, los protagonistas lucen bastante menos primitivos actoralmente de lo pensado, pero al revés, cerca del clímax su andar se va sintiendo más ajeno o plástico.

Todo lo anterior muy unidireccional, monocromático, directo y sin matices. Un tipo de cine que ha llevado la carrera de este director por los tumbos donde salvo “Gran Torino” (2008), el resto son propagandas en la gran pantalla o historias desaprovechadas.

dado 3Recomendación: Apenas regular. Hay un ejercicio interesante pero no alcanza para volverla una película entretenida o al menos recomendable.

🚄🤔

 

[CINÉFILO PROMEDIO] “Ready player one”

Aventura de neón

¿Quién podría decirle a Steven Spielberg que no tiene el derecho de darse algún lujo en la gran pantalla? Obviamente nadie. Puede que sea por eso que “Ready player one” (2018) sea un gusto personal del eximio creador cinematográfico donde se da maña de rendir tributo a toda la cultura pop de su generación de oro.

Es muy probable que para las nuevas generaciones la versión novelada de la historia haya ocultado muchas intrigas a propósito de los referentes a los cuales apela, pero para los que acumulamos algunas décadas más, nos deja un poco de insatisfacción -sólo por citar uno de los puntos- porque si vas a tirar todas esas franquicias o marcas registradas en torno a una historia, mínimo que sea algo más que un saludo a la bandera.

“Ready player one” es ficción pura y por la naturaleza misma del argumento, carga con un sinnúmero de escenarios y personajes simulados por computadora prácticamente en todo momento. Aquello se asume pero aún así es un factor a considerar para ciertos públicos. Eso sí, la calidad de los detalles es increíble y es envidiable para todas las películas actualmente realizadas.

Yendo al subjetivo campo de los gustos personales, se puede decir que es una buena película pero no una “gran” o “increíble”. Ni siquiera imperdible. La novela puede ser su principal soporte y hay mérito en recrearla de la mano del mejor y en matices formidables, pero si das un paso atrás y ves el todo, no aparece muy lejana una versión atómica del “Calabozos y Dragones” clásico o un “Tron” del nuevo milenio. Ben Mendelsohn (otra vez) en un papel donde se encasilla y semeja al de cintas aún por estrenar y polos muy marcadamente previsibles, estilo “Los Goonies (1985).

Sin filosofar demasiado “RPO” es entretenida, pero ojo con buscar algo más, porque este juego en algún punto finaliza y luego no hay mucho más para recordar.

Recomendación: Aceptable. Es interesante pero con una serie de bemoles más subjetivos en contra.

 

🤔🤓🕹

[CINÉFILO PROMEDIO] “Avengers: Infinity War”

Thanos: Oda al villano

Tensa, épica, lúdica. Diferentes momentos y descripciones para la esperada película que recopila una década de filmes de Marvel en su propia factoría: “Avengers: Infinity War (2018)”, parte 1, es la suma de expectativas y personajes más relevante del nuevo cine, no sólo de súper héroes sino en general y el balance es de alto impacto.

Desde la presentación oscura hasta la escena post créditos donde más de dos horas y media pasan rápido, la cinta está llena de sucesos; ya no son necesarias presentaciones y perfiles de personajes (considerando la veintena de estrellas en el cast, muchos con película propia) por lo que la acción anunciada golpea desde el inicio retomando el hilo que se viene anticipando en todas las píldoras previas a esta convergencia única. Quienes no estén al tanto de todo pueden entretenerse igualmente, aunque será difícil que logren un gozo similar al de los fans de historieta o cine. Se explica de todas formas en una intro didáctica.

Lo anterior porque “Avengers 3” tiene momentos profundamente disfrutables, cargadisima de referencias a filmes anteriores y a los cómics, lo que la convierte en un regalo para el colectivo global de fanáticos de las historietas  y del Universo Cinematográfico de Marvel (UCM), casi como un homenaje, pero ojo que además supera a las viñetas en ciertos aspectos. Y si bien es un film todo público, no deja de tener momentos duros. Claro, la tensión va en ascenso pero tras un arranque devastador y una zona de paréntesis más liviano entra en una espiral tensa y de consecuencias de fondo para los personajes en cuestión.

En lo específico hay una acción bien distribuida, con cameos puntuales que fortalecen el todo y donde el factor musical de Alan Silvestri es un actor adicional al nutrido elenco. El sonido incidental es relevante e incluso los  silencios pueden ser devastadores. Reiterando que quienes estén al día le sacarán “infinito” provecho mayor al film. De hecho, emociona bastante no solo la película misma sino que los efectos que provoca; es difícil quedar indiferente ante el éxtasis y la verborrea que genera entre quienes son declarados seguidores.

El elenco mantiene los ejes con foco en los Avengers clásicos pero Josh Brolin -gracias a la dupla Anthony y Joe Russo- despliega un villano Marvel superior, con convicción, con trasfondo y matices. Un escalón por encima de todo lo visto en el UCM; su antagonismo tiene inteligencia y emotividad, mientras su séquito al menos intenta salirse de lo desechable de sus predecesores. Él es sin duda el real protagonista de esta definición.

Una contra a los efectos, en general manteniendo el nivel pero a ratos con aberraciones indignas de la altura de la película.

Vacunarse y tomar los recaudos contra los spoilers. “Avengers: Infinity War” consigue el objetivo de pleno, revela incertidumbres, deja con ganas de ver que sigue y está condenada a ser taquillera por naturaleza. De lo mejor de Marvel en el cine. A diferencia de algunos expertos, será difícil de superar en la cuarta entrega que es donde muchos pueden desilusionarse con la resolución de la Guerra del Infinito, así que por ahora a disfrutar.

Recomendación: Buena. Bien cohesionada. Una compilación a la altura de una década de prólogos.

🙌⭐👊

 

[CINÉFILO PROMEDIO] “Pacific Rim Uprising” – (Titanes del Pacífico: Insurrección)

Réplica a escala de secuela.

Es cierto que la fórmula de “Pacific Rim: Uprising” (2018) es descaradamente similar a su predecesora y que con trazos largos y poco ambiciosos no hace demasiado por sorprender, pero la entretención la tiene pese a estos y otros yerros.

Dentro del montón de anomalías figura sin duda la falta de peso actoral en los protagónicos, donde además todo parece ir tan a prisa que los personajes no tienen mucho fuelle para darle profundidad a las respectivas personalidades, ante lo cual nos quedamos con los estereotipos clásicos (la pesada, el gracioso, el riguroso, la guapa, el nerd, el que busca redención, etc). Quizás en ese plano destaque más la veinteañera Cailee Spaeny, de lograda interpretación púber.

Steven S. DeKnight, más de series que de películas, ve en esta secuela de la exitosa primera parte una suerte de capítulo televisivo, sin mucho para dar contexto -salvo lo obvio- y reduce en demasía algo de peso para su propia historia. Al final parecen sketches de acción juntos uno tras otro, nuevamente como hace unos años, recordándonos a clásicos como Evangelion o Robotech, Luego de esta performance no tiene pinta de un bis en el sillín principal.

Se valora más la primera película con esta secuela, aún cuando han pasado tantos años y otras películas que no logramos dar con toda su trama y personajes. De hecho no es requisito para ver esta pasada. Sí tenemos certeza que la original tenía más carácter, sorpresa y sobretodo, argumento para sostener una buena película de ficción, con sello Del Toro.

Recomendación: Regular. Es entretenida pero poco original. No pide ni da demasiado. Rígida.

🤔🤖

 

[CINÉFILO PROMEDIO] “The foreigner” – (El implacable, el forastero, extranjero)

Golpes en las sombras

Intentando moverse entre la acción y un guión sugerente de truculencia, “The foreigner” (2017) se queda mucho en los intentos más que causar efectos por sus propias armas. Es válido e interesante aunque no logra completar todos sus objetivos.

Jackie Chan reconvertido desde hace un rato en un adulto mayor de pericia y agilidad inigualable comparte créditos con un metódico Pierce Brosnan que lleva el peso actoral del film, mencionando a un par de secundarios femeninos que dan el tono. Sin embargo no todo es que una historia sea imprevisible, que sus recovecos cuasi confundan, sino que estos estén bien aceitados, encajen y cierren, cuajando credibilidad. Acá algo en ese engranaje no termina de funcionar.

A Martin Campbell le pena un poco de vértigo de otras de sus películas, como que el foco en hilar una historia con fondo termina coartando su vigor. Si bien Jackie Chan presenta una versión más reposada, aquello no debió tener que ver con la verticalidad de una cinta que a ratos se nos pierde, descansa en una incertidumbre que no atrae y culmina conformándonos por la relación extraña entre sus referentes.

“The foreigner” tiene sus momentos, pero aún así no conforma. Asoma en lo regular pero no deja ganas de más ni de ser recordada.

Recomendación: Regular. Una enredadera sin comienzo ni fin con flores en medio. Atractivo pasajero.

😐👊🏼🕵💣🇬🇧

[CINÉFILO PROMEDIO] “Lady Bird”

Revoloteando el nido

A diferencia de otras cintas con marcado protagonismo femenino, esta traviesa tragicomedia es bastante más abierta para exhibir los dilemas de una adolescente -tildada como “problema”- y su entorno en una localidad pequeña donde cada uno de los personajes parece buscar su propia identidad.

“Lady Bird” (2017) tiene frescura. Recuerda a algunas series de Netflix por su corazón juvenil y de vaivenes que incluyen momentos hilarantes, otros dramáticos, grandes desilusiones y decisiones erradas. Un cóctel desde el punto de vista de una chica ocurrente, perspicaz pero en pleno proceso de aprendizaje, ese que todos vivimos alguna vez.

Haciendo a un lado la identificación con momentos determinados de la actriz principal Saoirse Ronan (con marca registrada de adolescente encantadora), el nivel de los secundarios es de lo mejor de la película; variados, con personalidades definidas, se podría hacer una descripción posterior detallada de quiénes son, cómo piensan y lo que esperan de la vida. Maravilloso.

Dentro de las contras, la historia baja después de una primera parte. Claro, no tiene demasiadas ambiciones y por ello sorprende, pero aún así pena algo de redondez en el cierre.

Básicamente “Lady Bird” es una viñeta colorida, cotidiana, trivial y a ratos bastante fluida. Es otra de las películas donde hay tintes destacados, mas no conforma una obra maestra de por sí. Todo eso sin desmerecer sus matices logrados, pero para hablar de un cuadro de fama mundial, aún faltan elementos.

Recomendación: Interesante. El despliegue de personajes es su principal fortaleza.

🤷👧😌

 

[CINÉFILO PROMEDIO] “Molly’s Game” – (El juego de Molly, La apuesta maestra)

Cartas ganadoras

Al margen de los básicos distribuidores con poca originalidad para traducir los títulos de las películas en nuestra región, “Molly’s Game” (2017) es el terreno ideal para el lucimiento de una actriz como Jessica Chastain, tanto por su talento como por su belleza, pero el real acierto de un film tan redimidor como este aparece en Aaron Sorkin como sastre de excelencia adaptando una historia derechamente vinculada a lo reñido con la ley (por ser generosos) hacia un rumbo de empatía y pseudo admiración, muy al estilo estadounidense de “sueño americano”.

Junto con las historias sobre minorías, posiblemente este sea el leit motiv más recurrente en las producciones hollywoodenses que han desfilado de forma reciente tras los premios de la Academia, lo cual también habla del adn de la sociedad del país del norte y su afán por las segundas o terceras oportunidades, además de la idealización de ciertos perfiles. Algo cuestionable al menos y que puede ser la principal contra de fondo.

Dejando de lado las radiografías culturales, “La apuesta maestra” (…)  es intensa, tanto que obliga a estar atento a sus detalles y puede resultar agotadora al cabo de ciertos pasajes. Las descripciones son tan minuciosas que los personajes parecieran perfilarse solos. Sorkin construye cada cuadro desgranando una novela basada en hechos reales llena de complejidades y nos sirve un plato elegante y con mucho por disfrutar en su transcurso aunque quizás no demasiado tras su término. Idris Elba por ejemplo, en un papel que hemos visto en un puñado de películas antes. Aún así el paso al sillín de director de Sorkin merece más oportunidades para desenvolver sus talentos.

Los diálogos y la narrativa son el alma de “Molly’s Game”. Posiblemente habrá que pulir algunos aspectos del siguiente proyecto de Sorkin como director pero para quienes le presten atención y enganchen con la trama, son dos horas veinte minutos que se hacen menos. Acá hay una película con una historia que contar, que es más que interesante de seguir.

Recomendación: Entretenida, más que interesante. Quizás muy cargada de detalles lo que puede agobiar a algunos pero se hace intensa por varios pasajes

😎🇺🇸 ♠ ♣ ♥ ♦

 

[CINÉFILO PROMEDIO] “Tomb Raider” (2018)

Lara antes de Tomb Raider

Conforme a todo lo que ha mostrado el cine comercial últimamente, está en pleno auge el afán por rejuvenecer personajes de ficción y volverlos más explotables pensando en posibles sagas a futuro. Alicia Vikander, siendo una galardonada actriz aceptó el reto y si bien el paralelo con Halle Berry y “Catwoman” (2004) viene a la mente de varios, en esta pasada la carrera de la sueca parece no haber sufrido tanto daño.

“Tomb Raider” (2018) aparece como un remake para muchos necesario tras las irregulares cintas de 2001 y 2003, más centradas en la curvilinea y sexy figura de Angelina Jolie que en una historia con legado. Sin embargo este nuevo ángulo se va al otro extremo, siendo más bien una precuela, donde se esfuma el gen de pericia y la implacable Lara Croft icono.

Si bien todo lo anterior humaniza a la heroína, puede que demasiado tiempo dedicado a darle un perfil termine por resultar algo somnoliento. Estamos hablando de dos horas para sembrar la semilla en el espectador de un nuevo referente de acción pero que en realidad solo deja tibieza y un vago interés en ver más de esta saga.

Alicia Vikander es de lo más rescatable de TR, una película que a ratos pareciera del Disney obsoleto, con intentos traviesos de recrear aventuras que no son mucho más que ver o jugar alguno de los videojuegos que intenta sustentar. Quizás Vikander funcione mejor en otra adaptación sin ataduras ni el sello Croft de la franquicia, porque hay que admitir y concederle algunos pasajes de entretención, especialmente cuando olvidamos que reencarna a la nueva Angelina Jolie, antes de ser Lara Croft.

Recomendación: Regular. Funciona mejor si te olvidas que se llama Tomb Raider y lo que ello implica.

🙄🏹

 

[CINÉFILO PROMEDIO] “Robotech, la película”- “La historia no contada” (1986)

Una aventura desconocida

No se trata de la serie adaptada de culto de Carl Macek con sus tres generaciones emblemáticas, ni el episodio piloto “Codename: Robotech” (1985), “Robotech: Los Centinelas” (1987) o las posteriores cintas rescatadas de las originales o inspiradas en ellas. Este es un spin off, una historia intermedia con otros personajes pero que ofrece un cóctel atractivo e inusual para los fanáticos.

“Robotech: la película” (1986) también conocida como “La historia no contada” narra una aventura intermedia entre la primer y segunda generación clásica que vimos en televisión, incluso por delante de los Centinelas pero que en la cronología general cuesta encasillar. No obstante autoridades como Emerson, Leonard o la virtual EVA, son reconocibles y parte -con mayor o menor importancia- de la novelada historia que respaldó a la serie.

De Robotech mismo se puede decir mucho; de sus orígenes asiáticos, que es un mix comercial, que hay personajes y aventuras de nivel y el resto es más bien relleno, etc. El hecho es que ver una hora veinte minutos de acción con protocultura y menciones a hitos clásicos es un invitación irresistible para el culto a la saga.

Una mención no menor: El menú de esta cinta animada de 1986 es propio de su época pero también rico en detalles; hay robots típicos de oriente, una animación irregular a ratos discreta -muy de adaptaciones estadounidenses-, violencia cuasi explícita -algo atípico en el sello Robotech llevado a la pantalla chica- y secuencias no aptas para Sub 15. También hay asociaciones innegables de la cultura pop como a Star Wars en ciertos diseños y escenas o la motocicleta de “Akira” (1988). Todo muy motivante de ver.

Es cierto, puede que sea una joya en bruto pero se trata de un spin off que es más que recomendable de ver, en especial para los fanáticos e investigadores de la protocultura robotech.

Recomendación: Aceptable. Una joya de culto para los fanáticos. Prescindible para el resto.

😁🌟