[CINÉFILO PROMEDIO] “A la *&$%! con los zombis”

Nerds vs Zombis

Como un juguetón pasatiempo en el cable, “A la *&$%! con los zombis” (2015) es una variante adolescente que sin mucho fondo pero con un par de sketch divertidos logra hacernos pasar el rato aunque nuestra atención es puesta a prueba constantemente.

Las curvas de Sarah Dumont son una de las razones más probables para darle minutos a esta comedia que tiene un montón de ‘peros’, por ejemplo en el trayecto nos recuerda a “Zombieland” (2009), que nos resultó bastante más entretenida y divertida.

Ahí pasamos a los ‘quizás’, donde si se hubiera puesto más picardía, más carácter a la parodia y se hubieran dejado de lado ciertas medias tintas y tonos sosos, pudo haber sido una película más recordable.

Una cosa es que en la trama haya personajes que actúan como nerds, otra diferente es que la película quedé marcada con un sello ñoño, poco atrevido y se quede en la broma repetida, predecible y sin mayores hitos.

Raya para la suma, “A la *&$%! con los zombis” es ligeramente entretenida, pero débil en casi todo lo demás.

Recomendación: Débil. Tiene contados aciertos pero es más bien prescindible.

🤓😦

[CINÉFILO PROMEDIO] “Dunkerque” – (Dunkirk)

Guerra de sobrevivencia

Christopher Nolan no decepciona y su visión de la guerra no puede dejarnos indiferentes; nos toma desprevenidos, nos provoca sensaciones que rara vez nos despierta un film bélico y privilegia lo visual por si sólo, casi como postales para que la percepción personal predomine por sobre las nefastas sinopsis o los trailers. Todo con una simpleza inesperada.

Quizás por eso los últimos trabajos de Nolan nos tocan especialmente cuando abrimos nuestra sensibilidad. La guerra es un tópico donde lo brutal estaba imponiéndose, a ratos con una contundencia destacada, pero acá aparece un matiz, un aporte diferente, una mirada como la que esperamos de un director con carrete a cuestas, con pergaminos y un séquito a esta altura incondicional.

“Dunkirk” (2017) no extiende su trama más allá de lo debido, lo que es el primer punto de inflexión para lo que estaos acostumbrados. De hecho apenas sobrepasa la hora y media. También cuenta con una fotografía preciosa, que casi hace sentir culpabilidad cuando se trata de un film de guerra. Acá la supremacía visual es evidente. Su carga es tal que los diálogos son un mero complemento del todo y cuando aparecen dejan huella.

La belleza melancólica de la película, su sonoridad, se gana por lo menos el rótulo de “interesante”, aunque por otra parte, los más tradicionales extrañarán cierto impacto más explícito para retratar los horrores de la guerra. Esa trastienda sin excesos a ratos desconcierta, ya que “Dunkirk” -como en todos los casos, apreciable mejor en cines- se hace ver simple, pero en realidad

¿Vale la pena verla? Por supuesto. En cuanto a gustos, se presentan posibilidades más amplias para que deje buenas conclusiones. Si es más bien novato tómela como un viaje interesante, experimental. Si ya tiene más conocimiento, concédale al film su parte, es decir su voluntad para entenderla, hacerse parte del relato. Ese aspecto es vital para disfrutarla en sus detalles, silencios, efectos de sonido, que es lo que más nos queda de la cinta.

Recomendación: Buena. Una gran realización. Diferente para lo acostumbrado. Bella y profunda. Muestra simpleza dentro de su complejidad.

💣💥🙌 👏

[CINÉFILO PROMEDIO] “Emoji: La película”

Ni tan “meh…”

La crítica y el prejuicio se han ensañado con “Emoji: La película” (2017). Es cierto que da un poco de vergüenza ajena ver que se pueden hacer películas de cualquier cosa y la otrora solemnidad en torno a un film de pantalla grande hoy no es tal. Pero también hay que reconocer que en el fin de entretener, a su público objetivo -cada vez más ávido de tecnología a temprana edad- le resultará graciosa y hasta entretenida.

Con menos conceptualidad acerca del manejo de marcas y una que otra alusión específica más elaborada, “Emoji” saca la tarea con premisas muy básicas sin ocultar su romance con los más pequeños, quienes se verán atraídos por los colores, símbolos reconocibles y antagonismos fácilmente distinguibles. No hay que darle muchas vueltas a la trama misma: es un sketch tecnológico y corporativo explícito pero aún así, adivinen, para bien o mal, se mantiene en pie.

Los más grandes podrán hacer un festín destrozando el trasfondo, lo burdo y ridículo de la propuesta, pero si en 80 minutos su retoño se mantiene entretenido es un hecho que no se puede obviar.

Yendo a los aspectos que vale la pena mencionar, no es extraño si se da cuenta que hay un factor común que le suena conocido en “Emoji”. Guardando las proporciones, acá se toman “ideas” de otras películas, como las características de los protagónicos y una escena calcada de “Shrek” (2001) o la búsqueda de “Wall-E” (2008) calcando a los bots, entre otras. Meras conjeturas quizás pero que debería ver por si mismo.

En síntesis, no le pida peras al olmo.

Recomendación: Regular. Malísima para los más exigentes, divertida para los más chicos.

🙄💩 😒 👫

[CINÉFILO PROMEDIO] “Un golpe con estilo”

Sonrisa cordial para un trío de excelencia

Cuando hablamos del “boca a boca” nos referimos al efecto que tiene una película (o en general algún espectáculo) en voz de quienes lo (a) han presenciado y su validez radica precisamente en ser la voz del pueblo no la de los críticos, esa más bien técnica y que puede importar poco cuando se trata de simplemente entretener.

“Un golpe con estilo” (2017) tiene muy buen “boca a boca” y es por eso que quizás esperábamos más de ella al verla. Tiene escenas graciosas, con actores consagrados, de esos que casi uno solo con verlos en escena la entrada se paga sola. Pero por otra parte, el plan de comedia liviana hace que pierda un poquito de énfasis en el fondo, ahí resulta apenas tibio el sentimentalismo como matiz y lo predecible opaca el resto.

Una hora y media que se pasa de buena forma, pero donde hay que bajarle los humos a la hora de la recomendación, porque ahí deja muchos flancos descuidados como para levantarse en un panorama por si mismo. De hecho, puede ser “palomitera” pero no tiene mucho para ser recordada.

Simpática y cordial, pero no nos pidan ensalzarla de más, porque no tiene la sustancia ni las carcajadas para ello.

dado3

Recomendación: Regular. Simpática y medidamente entretenida. Sin mucho para ser recordada

😕👴

[CINÉFILO PROMEDIO] “Trainspotting 2: La vida en el abismo”

Maduramente inadaptados

Ya sea por nostalgia, por el renombre que tiene Danny Boyle como director o mera curiosidad por ver qué es capaz de hacer como secuela de una de sus obras cumbres, “Trainspotting 2: La vida en el abismo” (2017) es una invitación que se hace tan innecesaria como ineludible para quienes mezclan todas esas condicionantes antes mencionadas: memoria, trayectoria y simple duda.

Lo cierto es que la película funciona casi como un homenaje de dos horas a una cinta que marcó época por temática, personajes, banda sonora y mucho más. Sus referencias son explícitas y en eso hay un acierto, pues disimularlas sería ridículo y después de todo, es parte de lo que el espectador quiere ver. Pero más allá en cuanto a resultados, poco la verdad.

Podría costar un poco agarrar el hilo de esta nueva aventura de la banda, especialmente porque en 20 años nos han ocurrido muchas cosas como para recordar con detalles el remate y la trama de la película original. Es por ello que el tiempo que se emplea en ponernos al corriente y recordarnos lo básico se agradece aunque queme varios minutos del desarrollo.

Como es natural, nosotros como público hemos cambiado… ¡el mundo ha cambiado! y desde 1996 son muchas las historias que presenciamos poniendo a prueba nuestro poder de asombro (es cosa de ver las noticias de cada día). Lo anterior como prólogo para apuntar que Danny Boyle prefiere no innovar demasiado en el devenir de Renton y su pandilla, y siendo honestos, quizás ya no nos interesa tanto saber qué fue de ellos y qué de nuevo podrían hacer.

Como muchas cosas, preferimos quedarnos con lo bueno que fue, lo que nos hizo y cómo nos lo hizo sentir, con su banda sonora hipnotizante y golpes como la vida misma nos ofrecía por esa entonces. La sensibilidad ya no es tan fina por estos días y si ver esta secuela vale para dicha reflexión, entonces deberías apuntarte a verla, de lo contrario aléjala de tus prioridades. Acá hay más carga madura, es menos explícita para generarnos opiniones simples.

Es como esa fiesta de la que todos te hablaron que estuvo increíble, luego vas y te aburres dándote cuenta que en realidad están todos más preocupados de recordar las anécdotas de la primera fiesta que de intentar hacer algo nuevo y genial otra vez. Saquen sus conclusiones.

Recomendación: Interesante. Sin ser una mala película no consigue méritos propios para perfilarse mejor.

🤔

[CINÉFILO PROMEDIO] “El reino secreto” – (Epic)

Cuento de jardín

Aunque su característica gráfica puede no ser tan de excelencia como otras en su tipo, “Epic: El reino secreto” (2017) ocupa la subestimación que se puede hacer a priori de ella para terminar sorprendiendo por una propuesta que aunque fantástica da la razón a la elección para recrear la obra literaria en la que está basada.

Es su guión, una historia con buenos elementos y que se hace llevadera la que la vuelve una cinta de animación rápida, ágil y entretenida, que no se extiende más de lo debido ni especula con curvas rebuscadas. Acá se apela más bien al viejo y conocido “había una vez…” mezclándolo con elementos más actuales.

Simple, sin presunciones mayores ni mucha ambición. Obviamente eso puede incluso molestar a los más exigentes pero no es mucho más de lo que necesitan especialmente los más chicos.

Ojo también a la música de Danny Elfman, dato no menor y que amalgama con calidad en la cinta.

Recomendación: Interesante. Su principal capital es aparecer subestimada para terminar sorprendiendo.

👦 👧

[CINÉFILO PROMEDIO] “Ashley Madison: Sex, Lies & Cyber Attacks”

Sin mucha develación

Para muchos es simplemente un nombre que resuena en insistentes ventanillas de publicidad en Internet pero en rigor Ashley Madison es una franquicia tan polémica como famosa especialmente en Estados Unidos, y hace poco el hackeo de las identidades de sus clientes infieles causó efectos insospechados.

Disponible en plataformas como Netflix, “Ashley Madison: Sex, Lies & Cyber Attacks” (2016) intenta en 46 minutos explicar la génesis del proyecto, en qué consiste la temática y  las consecuencias del hackeo, porque sin esa intromisión el documental sería otro. Lo que sí, a ratos es medio plano el relato o mejor dicho, se extrañan pesos fuertes en los testimonios y voces autorizadas.

En general el gusto a poco predomina especialmente en la segunda mitad del documental. La infidelidad de las cibernautas es lo queda en la memoria del espectador pero no así lo que es el motivo del mediometraje, es decir, cómo se gestó el hackeo, un perfil más elaborado del gestor de Ashley Madison y coletazos del alcance global que se pregona en la trama.

Un poco al debe pero con aspectos merecidos de verse, como corresponde a un documental que no quema todas las naves pero tiene varios aspectos a mejorar.

Recomendación: Regular. Sin demasiada sorpresa para lo que debería haber sido.

😕

[CINÉFILO PROMEDIO] “Piratas del Caribe: La venganza de Salazar” – (Los hombres muertos no cuentan cuentos)

Mares tranquilos

La invitación de Disney para revisitar las aventuras de “Piratas del Caribe: La venganza de Salazar” (2017) si bien tira ganchos que en el papel parecen atractivos, se trata de una quinta entrega de una serie que denota desgaste, lugares comunes y todo ello resiente las emociones y el vértigo de la cinta.

Y es que por ejemplo, sus elementos nuevos están basados curiosamente en personajes y acciones antiguas, de los tiempos dorados de la saga, cuando es altamente probable que ni siquiera haya estado la idea de generar una franquicia a propósito de las aventuras de Jack Sparrow, un papel que nos parece una institución de siempre pero que no en vano en 2004 le generó a Johnny Deep una de sus nominaciones al Oscar, y en un papel de comedia / aventuras, vaya mérito.

Pero volviendo a este capítulo de tesoros, galeones y leyendas, el conflicto de turno tiene a Javier Bardem como antagonista -cosa que se aprecia desde el afiche- pero también la introducción de nuevos personajes que no resulta muy sutil y la química entre la joven dupla se aprecia un poco forzada y el déja vú es inevitable para leer lo que viene. Se agradece la referencia sobre los orígenes del carismático protagonista, pero algunos huecos de la historia tienen fallos cuestionables.

Capítulo aparte algún cameo innecesario que le quita credibilidad a la película -por más que sea una comedia-, los cameos “revival” que dejan con gusto a poco y suenan a homenaje, y renglón dorado para Geoffrey Rush, que se escapa del resto como de lo mejor del film. Kevin McNally en este episodio luce más restringido por el guión y el citado Javier Bardem da lo que se espera de él pero relegado a un segundo plano. Algo criticable si se piensa que es el antagonista principal, pero claro, las prioridades de la franquicia aparecen un poco extraviadas, sin equilibrio, solo como justificando una excusa para ver a Jack Sparrow otra vez. Un personaje que a la larga puede que le haya dejado a Deep una cuenta más abultada, pero que estancó la diversidad de su carrera.

En síntesis, una quinta película de piratas un poco monótona, revisitada, con un par de momentos buenos en medio de un mar más bien tranquilo, calmo y predecible de algo así como dos horas. Y ese es un navegar algo cansino.

Lo último, hay una escena post créditos que no se pueden perder, al menos quienes son fanáticos de la saga o que son curiosos sobre las aventuras del buen Jack y compañía.

Recomendación: Tibia, no sorprende mucho y entretiene de forma ya conocida. 

☠⚔🙄

[CINÉFILO PROMEDIO] “Spider-Man: De regreso a casa”

Vaso medio lleno

Siempre es un agrado volver a ver una aventura del Hombre Araña, el más popular, sencillo y cercano de todos los superhéroes independiente de las factorías de cómic. Y en su regreso a Marvel esta nueva saga con Tom Holland anda bastante bien aunque tampoco logra encandilar.

Pese a tener a su disposición el aparataje de “Avengers” e inserciones de otros personajes reconocibles, “Spider-Man: De regreso a casa” (2017) da como para hacer una lista de aciertos pero también algunas acotaciones que molestan un poco. Sin caer en el spoiler por ejemplo, suma la frescura de su protagonista, el factor Michael Keaton que le da clase al cuento y al debe queda ese hecho -anticipado en trailers- de poner a Tony Stark (Robert Downey Jr) como mentor, con una serie de instrumentos al más puro estilo Batman que se desperfilan de la idea que tenemos del Hombre Araña original. El lazo con Iron Man existe en el cómic es cierto, pero lo invasivo que resulta en esta pasada es al menos poco fino.

Los ingredientes de la introducción de personajes de acción en su primera película en solitario se reiteran con éxito en este film, con humor, buena música, entretenidas secuencias de acción y los chascarros propios de un héroe en formación, sobretodo si se trata de un adolescente de Queens. Un sabor extraño es esa suerte de “película piloto” con aire retro que pareciera ser y que al finalizar nos deja con gusto a poco ¡y eso que supera las dos horas! un síntoma más de que el tiempo vuela.

Quizás nos acostumbramos a más protagonismo exclusivo de Spider Man y al verlo casi con tutoriales de por medio y sin la introducción con películas completas sobre su perfil nos resulta algo forzado, pero aún así hay que verla y hacerse su propia opinión del nuevo arácnido, más adolescente, ingenuo y enamoradizo que nunca.

Recomendación: Aceptable. Mejor que el último reboot. Aporta pero aún no se perfila con la grandeza que debe tener.

🙂🕷

[CINÉFILO PROMEDIO] “La momia” (2017)

Malogrados zombies

Solo el ego de Tom Cruise podía llevar una historia de la cual preferimos quedarnos con los buenos recuerdos, de vuelta a la pantalla grande con un argumento tan confuso e incomprensible como fastidioso.

“La momia” (2017) es un extraño recocido de historias de Stevenson, zombies y super héroes que hace parecer a la saga de Brendan Fraser como una moderna “Indiana Jones” si comparamos sus resultados con lo que deja esta cuasi parodia.

Eso sí, Cruise se lo toma en serio pero no tiene el sentido de la comedia y la aventura -de este tipo- ni su coprotagonista el carisma de la dupla Fraser – Weiz, esa que Stephen Sommers dirigió en dos tramas en 1999 y 2001 y que sin la actriz original perdió definitivamente el rumbo el 2008 para sellar su adiós y con ello también la carrera de Brendan Fraser.

Esta momia es rebuscada, dispersa, incluso hace recordar a Cara Delevingne en “Suicide Squad” (2016), pero ni sus escondidos “pseudo homenajes” a la trilogía anterior la salvan. No cabe duda que Tom Cruise se dio un gusto caro, exagerado pero con un guión y una ejecución lamentable. Como para convencer a cualquiera que fue una mala idea por donde se le mire.

En síntesis esta ‘momia’ dista mucho de volverse recomendable, en vez de elegir un camino e intentar darle sustento opta por lo disperso, innecesario, sobrecargado e incomprensible. La ambición en este caso rompió el saco.

Recomendación: Mala. Mezcla sucedánea de historias que no convence.

😒