[CINÉFILO PROMEDIO] “Jim & Andy”

Órbita sin rumbo

A diferencia del cine comercial o de tramas convencionales, al hablar de documentales bien se puede introducir algo de la temática en cuestión ya que el género se las arregla para entregar detalles y sorprender de una u otra forma. “Jim & Andy, the great beyond” (2017) es un hit de esos que incluso traspasa la noción de varios hechos citados que pueden ser desconocidos por el espectador pero donde la reflexión es inevitable.

Emociona, desconcierta. El Jim Carrey que brilló por sus muecas, comedia explícita y sobreactuación en films ultra taquilleros comenzó poco a poco a dar un vuelco a su carrera hasta volverse un ermitaño lejos de los flashes y amigo de reflexiones profundas y existenciales, donde la película “Man of the Moon” (1999) de Milos Forman fue la catarsis y el switch de un cambio definitivo.

Como apuntábamos, no es necesario haber visto esa película para ir desentrañando en este documental el día a día del interior de las grabaciones, del antes, del después y por supuesto desde el inicio, de la actualidad de la ex mega estrella de Hollywood.

Se trata de un material pocas veces visto en parámetros atípicos. En ese sentido hay una tremenda visión de sus responsables, tanto originales como actuales, logrando un relato armado con sketches graciosos, momentos explicados por su protagonista y consiguiendo que se entiendan tópicos que para el público fuera de Estados Unidos pueden ser más complicados.

No es solo “la película o el momento donde Jim Carrey se rayó (…)”, es también la oportunidad de ver una trastienda clave en la transformación de vida de un comediante exitoso a un tipo que hoy parece continuar vagando por un sendero donde los millones, los premios y la fama dejaron hace rato de ser importantes.

Recomendación: Muy bueno. Más que interesante visión del backstage profesional y de vida de un ícono de la comedia hollywoodense de las décadas recientes.

🙌😲🤡

Anuncios

[CINÉFILO PROMEDIO] “Robar a Rodin”

El verdadero robo del siglo.

Con momentos propios de la cadencia de un documental pero con otros cargados de una extraña comicidad que nos exhibe aspectos poco analizados en la idiosincrasia chilena, “Robar a Rodin” (2017) es una recomendación más que interesante por una serie de factores.

El solo hecho que la historia del robo de una pieza de Rodin en Chile en 2005 siga en la memoria de toda una generación es un hito a destacar y más aún si detrás hay una atractiva radiografía social hábilmente explotada por Cristóbal Valenzuela, con una pizca precisa de ironía, sarcasmo pero todo dando pie a la verdadera reflexión: El particular perpetrador ¿tenía razón en su cuestionamiento social?

Los testimonios, el Chile de esa entonces (en realidad no muy distinto al de 12 años después) y la perplejidad de un sistema golpeado por sorpresa en su precariedad, no solo estructural sino mentalmente, son parte de una secuencia rica en cotidianidad y con una mezcla atípica de comedia de equivocaciones y profunda reflexión artística – filosófica.

Por cierto que el manejo visual tan bien logrado en cuanto al aire que se le da a testimonios y situaciones, muy de reportaje a ratos, en otras se pierde, en especial a la hora de planos casi de comercial o cuando el relato cae en un espiral donde no estamos seguros cuán útil es finalmente.

dado5Recomendación: Buena. Tiene mucho de Chile en su ADN, en su manera de resolver el caos, de generarlo y además entrega una más que interesante reflexión.

🙌👏🇨🇱

 

[CINÉFILO PROMEDIO] “Océanos de plástico”

Irregular impresión

En menos de una hora, este documental francés, sin caer en lo explícitamente grosero que es el problema del plástico y su reutilización, retrata la data de esta crisis, su génesis y se da maña para ofrecer la tribuna pertinente a sus defensores. Un ejercicio válido, correcto incluso, pero donde termina por conformar un reportaje periodístico más que una pieza de cine y análisis social.

Aunque la reflexión es obvia, “Océanos de plástico” (2016) no toma en cuenta una premisa básica del ser humano y de quienes precisamente cuya conducta cuestiona: esto es que el individuo actual necesita lo explícito, impactarse, sentirse cuasi agredido respecto de sus propias acciones y el daño que en este caso ocasiona a su entorno. De paso, la industria -cuya responsabilidad es prominente porque es la que proporciona el contexto y genera la necesidad- al margen de su defensa no es mostrada en la voracidad de sus ganancias que son las que causan al final la vorágine de potenciar al plástico como un material insustituible o siquiera reutilizable.

En ello tras ver el documental francés queda un gusto a poco que le resta fuerza a su contenido, minimizando el efecto de la reflexión, invisibilizando la denuncia y haciendo inexistente el camino a la salida del problema.

Se agradece el contenido, los datos, testimonios y la lucha que algunos más “camiseteados” con lo que ocurre, están haciendo como un sacrificio feliz y preocupado. Pero instalar el tema requiere más que un crujir de plásticos para separar escenas.

dado 4Recomendación: Pasable. Interesante. Se queda muy corto en retratar el problema de fondo.

🤔🐠 🐟 🐡 🐬 🐳 🐋

[CINÉFILO PROMEDIO] “Ashley Madison: Sex, Lies & Cyber Attacks”

Sin mucha develación

Para muchos es simplemente un nombre que resuena en insistentes ventanillas de publicidad en Internet pero en rigor Ashley Madison es una franquicia tan polémica como famosa especialmente en Estados Unidos, y hace poco el hackeo de las identidades de sus clientes infieles causó efectos insospechados.

Disponible en plataformas como Netflix, “Ashley Madison: Sex, Lies & Cyber Attacks” (2016) intenta en 46 minutos explicar la génesis del proyecto, en qué consiste la temática y  las consecuencias del hackeo, porque sin esa intromisión el documental sería otro. Lo que sí, a ratos es medio plano el relato o mejor dicho, se extrañan pesos fuertes en los testimonios y voces autorizadas.

En general el gusto a poco predomina especialmente en la segunda mitad del documental. La infidelidad de las cibernautas es lo queda en la memoria del espectador pero no así lo que es el motivo del mediometraje, es decir, cómo se gestó el hackeo, un perfil más elaborado del gestor de Ashley Madison y coletazos del alcance global que se pregona en la trama.

Un poco al debe pero con aspectos merecidos de verse, como corresponde a un documental que no quema todas las naves pero tiene varios aspectos a mejorar.

Recomendación: Regular. Sin demasiada sorpresa para lo que debería haber sido.

😕

[CINE PRÁCTICO] “Senna”

....

Radiografía a la altura de la leyenda

Ciertamente nunca se había realizado un perfil tan acabado, íntimo y con énfasis en la trastienda política y deportiva que rodeó la vida del fallecido campeón de Fórmula Uno, el brasileño Ayrton Senna.

En cerca de una hora y tres cuartos, “Senna” (2010) va directo a lo esencial, no perdiendo nunca el foco en nimiedades sino que ahondando en la emotividad y las ambiciones del campeón, su entorno y sus creencias, abarcando de forma redonda sus aciertos y en menor medida sus pecados.

Pese a que el endiosamiento es absolutamente subjetivo, al ensalzar la figura del piloto paulista el ejercicio es sumamente seductor puesto que la ascendente carrera del deportista y sus desafíos a las cúpulas de poder del deporte tuerca generan una empatía natural que se hace difícil de resistir y es altamente disfrutable.

El tesoro de “Senna” es un sinnúmero de tomas olvidadas e inéditas que atacarán el corazón de los nostálgicos y amantes del deporte y dejarán huella igualmente en una generación que solo escuchó de su leyenda y quedará impresionada con su estampa y legado.

“Senna” es de esas piezas imperdibles. Un documental deportivo que trasciende más allá de forma veloz, ágil y con alma.  Un derroche, una lección de entretención y perfil biográfico.

dado6Recomendación: Excelente. Posee material invaluable y sostiene un perfil nunca visto del ídolo del automovilismo mundial. Emotiva, profunda y ágil. 

❤️🌟👍

[CINE PRÁCTICO] “El botón de nácar”

....

La memoria del agua

El estilo de Patricio Guzmán y su leit motiv cada vez más depurado para abordar hechos históricos e hitos que esconden dolor e impunidad, nuevamente se hace presente en “El botón de nácar” (2015), un film que no es fácil de llevar pero eso no lo hace menos interesante.

Este documental es cavilativo, reflexivo pero su ritmo -especialmente en el arranque- puede volverse casi cansino, afectando el afán de nuevos públicos. No obstante, el derroche de belleza visual es destacable y ayuda a aminorar el desinterés de una previa argumental algo laxa.

En “El botón de nácar” las imágenes hablan por sí solas acompañadas de una música preciosa, pero esto no será suficiente para muchos; y es que este tipo de cine no es para todos, más reposado y analítico, quizás menos habitual y superficial que la parrilla del circuito comercial.

He aquí un film que no es alegre, por el contrario, apela a la nostalgia, la injusticia y otras sensaciones que afectarán el saldo de varios, pero a cambio les ofrece un producto que incluso puede llegar a ser devastador y emotivo, con ingredientes y méritos propios y poco vistos.

“El botón de nácar” es Patricio Guzmán utilizando otra ruta para intentar exhibir ingredientes conocidos, que son parte de su genoma, en una curva más que interesante en su conjunto pero menos atractiva por largos trazos durante el viaje, y en ello por más que haya calidad, como película le pena algo más de contexto y ritmo.

dado 4Recomendación: Interesante. La apuesta de Guzmán es conocida y sus recetas son profundas pero particulares. No para todos los públicos.

😥

[CINE PRÁCTICO] “Robamos secretos: La historia de Wikileaks” – (We steal secrets: The story of Wikileaks)

...

El ego y el caos

Aunque su repercusión por estos días está lejos de aquellos momentos cuando irrumpió y luego cayó, el estilo de trabajo y el idealismo (…) tras sus impulsores hizo que Wikileaks se posicionara a tal punto que hoy lo asociamos a filtraciones y develación de información confidencial y cualquier persona medianamente informada a nivel mundial sabe de qué se trató.

Es sin duda un mérito haber conseguido todo ello mediante el rótulo de “sin fines de lucro” y el documental “We steal secrets” (2013) hace una interesante recopilación de antecedentes con testimonios de actores que fueron claves en la generación de esta maquinaria de la develación, aunque en contra, disimulándolo, tiene una editorial marcada.

Si bien hay que reconocer que se trata de temáticas que mezclan lo político con lo periodístico, su contenido es bueno como referencia aun cuando no sea para todos los públicos. El corte documental no esconde misterios, giros en la trama ni tanta entretención o espectacularidad como algunos esperarían.

Como antecedentes vinculados podemos referenciar en cuanto cine tradicional a “El quinto poder” (2013) y también como documental a “Citizenfour” (2014), que abordan la misma temática recreándola por la mirada de un cineasta y la trastienda de un involucrado en la tormenta de develación de datos y las consecuencias luego de una revelación de nivel global.

Acá hay mucho de Assange, del verdadero y no de interpretaciones de terceros o actuaciones. Su personalismo, su afán radical con lo bueno y lo malo que conlleva. Una oportunidad de examinar hechos con prisma propio y ver a un personaje  esquivo aunque indudablemente enigmático.

dado5Recomendación: Buena. Ofrece más que Wikileaks, también historias relacionadas y deja abierta varias interpretaciones.

💡

[CINE PRÁCTICO] “Maradona por Kusturica”

Diego y el folclor

Maradona por Diego

La panfletaria cinta de Emir Kusturica sobre el mal portado ex astro del fútbol argentino es todo lo que uno puede esperar tanto del director como del hiperventilado ex deportista.

“Maradona por Kusturica” (2008) es explícita, provocadora, avala en todo al “10” y no solo no cuestiona su actuar, sino que ensalza su filosofía, fundiendo a su vez su vida con los hitos futbolísticos y la carrera del cineasta balcánico.

Aunque ello pueda acabar por cansar, el gen folclórico de cada secuencia, de las confesiones y el ego sin límites que se contrarresta con una militancia mezclada con resentimiento hacia los imperialismos, da como resultado un cóctel extraño, donde hay emoción, material increíble y varias salidas de madre.

Maradona como icono social pasando a llevar por lejos a su relevancia deportiva disimula las autocríticas y Emir Kusturica, confundido en su rol de director pero también de fanático, queda atrapado en una vorágine irresistible por su carácter único e intraducible en palabras.

Quizás por eso también sea difícil pasar las sensaciones al compartir con Diego, sus pensamientos y su faceta íntima, en un documental. Este film es de Diego, Emir y el folclor. Lo peculiar llega a serlo tanto, que resulta profundo y viceversa.

Al final, la culpa de su propio personaje, con luces del pasado y bastantes sombras donde explicaciones sobran, es el propio Diego y a Kusturica, se le ocurrió acercarse para dejarlo impreso en un film. Menuda mezcla.

Recomendación: Regular. Dispersa y desordenada, cuesta calificarla. Recomendada para los curiosos, vetada para quienes no pasen al protagonista o el fútbol.

😮

[CINE PRÁCTICO] “Messi”

Oda al mejor

Oda al mejor

Una charla amena de naturaleza pelotera que sobrepasa por mucho a otras similares es “Messi” (2014) donde se nota que detrás está un grande como Alex de la Iglesia para nutrir una serie de conversaciones en torno al ídolo mundial del fútbol.

Lionel Messi, el enigmático y retraído pero dotado de una calidad extraordinaria para el balompié, es analizado en diferentes etapas -la personal divida en humana, emocional y biográfica, la futbolística con sus habilidades y dotes, para llegar también a la popular, que es lo que la gente dice de él-, por todos quienes arman su vida o han sido parte de ella.

A diferencia de la autoreferencia de “Ronaldo” (2015), por ejemplo en “Messi” hay una dinámica que no da respiro. Las recreaciones, las diferentes mesas de conversación con un hilo que se desenreda de forma casi imparable y se da maña -y era que no- de pasar desde la telenovela de su infancia al más profundo análisis esquemático y táctico de filosofía futbolística.

Acá De la Iglesia rinde pleitesía a un fenómeno del deporte pero sin su protagonista, sino con la imagen que transmite entre quienes lo han conocido. Y si bien este tipo de películas no genera autocríticas descarnadas o acusaciones showbinistas, lo cierto es que tiene una calidad más que aceptable.

Por supuesto que resulta innecesaria para quienes no les interesa el fútbol o puede saturar cuando se vuelca más hacia el argentinismo, pero para los seguidores del fútbol, del astro o del director en cuestión, les resultará una invitación digna de ver. Eso aunque a la hora del saldo no responda algunas preguntas más esenciales que podrían alejar a la película de su objetivo: Endiosar al fenómeno del fútbol.

dado 4Recomendación: Aceptable. Tiene buenos elementos y lineas diversas, pero carece de matices en otro tono. 

😛

[CINE PRÁCTICO] “Ronaldo”

...

El desahogo de Cristiano

Decepciona un poco el cariz que toma “Ronaldo” (2015), no solo porque quizás debió llamarse “Cristiano” -para no obviar al referente récord brasileño-, sino porque a diferencia de otras biopics o cintas biográficas hechas en tono documental, el lado que se muestra en la película es muy lineal y no ofrece matices.

Por cerca de hora y media, el goleador portugués hace sus descargos, revive sus orígenes y se confiesa sin mucha réplica, casi mínima e invisible, cómo ha llevado adelante su éxito, cómo vive el día a día y la forma en que -para el que ve- pueden no calzar algunas cosas al comparar su pasado y su presente.

Todo lo anterior, independiente de lo rico que sea contar con material inédito de la interna familiar del futbolista, es un tributo a su figura, como una idealización de sus logros, sin conmover pese a mostrar superficialmente bastante del lado humano. Quizá más que lo que diga él mismo, provoque más emociones el ver algunas figuras de su entorno que al propio deportista.

“Ronaldo” es su relato en primera persona, sin mucha versión del resto (un aspecto no menor) y que demuestra poco riesgo frente a lo que se dice de él. Ello lo hace un documental algo plano, sin curvas de ritmo para hacerlo recordable.

El tono de tributo casi póstumo es opaco para lo que se pudiera esperar; demasiado blanco, sin manchas. Como para una beatificación, y eso, destiñe en cualquier documental serio.

dado2Recomendación: Débil. Una propuesta poco jugada en torno a uno de los ídolos deportivos del siglo XXI. Plana y sin ritmo.

🙄