[CINÉFILO PROMEDIO] “Gladiador”

El inspirador contraataque de la épica

Si hacemos las cosas como deberían ser, acá la descripción decantaría en al menos 12 razones por las cuáles usted debe ver “Gladiador” (2000) de Ridley Scott y que consagra a Russell Crowe como un actor de otro nivel, superlativo, dándole además una esperada renovación a la épica en el cine de hoy.

Comencemos por decir que a diferencia de lo que puedan pensar las chicas, este film sobrepasa lo masculino y llega a todos los segmentos. Por supuesto que resulta más estimulante para los varones por su temática de lucha pero no deja ajenos a los demás. Igualmente su credibilidad histórica se hace fuerte con cada recreación -aún no siendo tan fiel-, cada performance del elenco y la pulcritud de lo que va relatando.

En tercer y cuarto lugar, destacar el guión, riquísimo en profundizar y matizar con personajes y situaciones todo lo que rodea al protagonista, al cual nunca deja solo generando empatía natural. El casting actoral por su parte es casi perfecto y el profesionalismo es elogiable para entregarse a la historia, con antagonismos fuertes y bien trabajados, secundarios al servicio de las partes e interpretando los matices que un relato de este tipo necesita. Russell Crowe y Joaquin Phoenix están increíbles, sobre todo el rol de Comodo.

Todo lo anterior no resultaría tan armónico sin la manija de Ridley Scott, cuyo regocijo para dirigir la película y su resultado final traspasa al espectador. Se da gustos con tomas de su sello, timelapses, ralentizaciones. Es la especialidad de la casa, un plato bien elaborado y para disfrutar con una continuidad de ritmo como pocas veces se ve. Como sexto punto añadir la musicalización de Hans Zimmer y Lisa Gerrard, recordadas hasta hoy entre las grandes e inspiradoras sonoridades del cine del nuevo milenio. No hay épica si un buen sonido de fondo.

No se puede dejar fuera el tema tecnológico con las ambientaciones visuales y recreaciones computarizadas de nivel, el vestuario y la fotografía. Para enterar la docena agreguen también las coreografías de lucha y como guinda el sólo hecho de revivir la épica en el cine donde no muchas películas alcanzan lo que montones pregonan; Inspiración, drama y batallas con contexto. Todos pueden jugar a agregar o matizar estas u otras observaciones sobre la suerte de “Gladiador”.

Señalemos que un manojo de elogios siempre puede contener algún foco criticable o subjetivo, como su real apego histórico, la comodidad -“entre comillas”- de Crowe en cuanto a desplante en comparación al derroche de Phoenix o lo medido de la rienda del director para el salvajismo que se relata. Todo es opinable sin duda, al final, todo se reduce a gustos. Lo técnico es una base algo más objetiva, pero si no te gusta una película, ni hablar.

¿Un Bonus track? Revisen por ahí la increíble historia detrás del actor Oliver Reed, “Proximus” en la película y el desenlace -con sendo episodio incluido- de sus días en las grabaciones del film.

Recomendación: Excelente. Ridley Scott es el director de orquesta que se da el lujo de llevar adelante una obra completa, redonda, de su gusto y el nuestro,  con intérpretes y elementos de altura y excelencia. 

⚔ ⭐👏👏👏

Anuncios

[CINE PRÁCTICO] “The Master”

Maestros en acción.

Maestros en acción.

Me preparé para ver esta película. En parte porque prometía tocar el tema de la Cienciología, esa secta pseudoreligiosa que tiene atrapados a varios famosos de Hollywood cuyo emblema es Tom Cruise. Sin embargo, en las dos horas y cuarto que dura la cinta, tanto enigma terminó por dejarme un sinsabor poco grato. Algo insuficiente.

Curiosamente hablamos de un film muy bien actuado, bastante teatralidad en cada intervención incluidos los silencios prolongados y en extremo psicológicos. Quizás es esto mismo lo que provoca algo de perplejidad en el espectador. La falta de costumbre ante películas de este tipo puede afectar el juicio final que se tenga sobre lo que se está viendo, el espacio para pensar.

“The Master” -como siempre sin develarles la trama- es impredecible y si aquello significa un plus o un contra al verla, dependerá de la actitud de quien la vea y su postura frente a ciertos hechos. Este laberinto cinematográfico se basa principalmente en el drama y aunque hay momentos algo risibles producto de la ironía, la palabra que describe mejor el film es ‘bizarro’.

La falta de una brújula para saber lo que se está viendo y la nula identificación con los personajes contrasta con el estudio acabado de cada uno de los roles por parte de la dirección y las sobresalientes actuaciones de dos consagrados como Phillip Seymour-Hoffman y Joaquin Phoenix. Ambos deslumbran, derrochan credibilidad y oficio, pero su historia es densa y pesada, muy alejada de la típica taquilla hollywoodense.

Dudo si recomendárselas como historia. Sí en cambio las actuaciones merecen las loas que han recibido y para quienes extrañaron a Phoenix, está esplendoroso dentro de lo perdido que es su personaje. En resumen, una película para ver no para disfrutar y cuestionablemente para aprender.

4😐 Film bizarro con actuaciones muy teatrales y logradas.