[CINÉFILO PROMEDIO] “Ant-Man and the Wasp” – (El Hombre Hormiga y La Avispa)

La tregua de Marvel

En medio de la agitación por los efectos de “Avengers: Infinity War” (2018) en el Universo Cinematográfico Marvel (MCU), “Ant-Man and the Wasp” (2018) emerge como una tregua que baja las revoluciones, con menos nivel de impacto y más allá del mencionado contexto actual de agitación entre los fans, pasa con mucho menos pompa. Entretención que no es desdeñable por cierto.

Peyton Reed no logra consolidar una película acorde al momento y prefiere intentar emular lo conseguido en la primera entrega del personaje, sin culpas; si bien hay escenas de acción que son de lo mejor del film junto a la exploración del mundo cuántico, el tradicional humor a cargo de un Paul Rudd que es un comediante nato y pesos pesados a nivel de actuación que son un lujo para el cartel, por otra parte los antagonismos son irregulares, un abanico de personajes variopintos y ciertas escenas y diálogos derechamente innecesarios.

La forma de llevar la historia podría también estar sujeta a mala crítica, por la carencia del factor emotividad o pseudo épico para matizar pero se entiende que la comedia es lo que mueve al menos esta rueda del Universo Marvel. Ahí Michael Peña es fundamental.

“The Wasp” o “La Avispa” se roba la atención desde su irrupción con el traje de heroína. De hecho Evangeline Lilly es un deleite y da cátedra sobre desarrollo de personaje en ascenso desde la primera cinta pero los Douglas, Pfeiffer y en menor medida Fishburne cargan el peso actoral, por eso resulta incómodo que cada “transformación” en entornos públicos sea tan desapercibida e irreal en ese sentido, pero bueno.

La pregunta de “por qué” Ant – Man no apareció en la Guerra del Infinito y qué ocurrió tras los eventos de “Capitán América: Civil War” (2016) queda resuelta así como el hilo actual en que nos deja. Para el recuerdo un par de hits de humor notables dentro de un lote prescindible, dos escenas post créditos: una increíble -el único momento épico- y otra desechable, y en síntesis, chistes que aunque no sean tan afortunados son familiares o aún siendo poco logrados te hacen sonreír. Una brisa tras una cinta dura. Una pausa inevitable, necesaria y por qué no, divertida.

Recomendación: Entretenida aunque de baja intensidad. Parejita, pero con una gran escena post créditos.

🙂🐜🐝 ⚗🔬

 

Anuncios

[CINÉFILO PROMEDIO] “Thor: Ragnarok”

El recreo de Thor

Es simpática “Thor: Ragnarok” (2017) incluso a ratos parece mera comedia y esa liviandad es lo que no pretende o no logra plasmar DC Comics en sus cintas similares. Tanto es el tono chispeante que a veces se vuelve raro. Como sea, se trata de un buen cierre de trilogía base para el Dios nórdico de cara a lo que viene.

Aunque hay bastante spoiler dando vuelta para los rezagados, se puede definir como una película entretenida, incluso traviesa, pero con hitos a considerar dentro del Universo Marvel. Los más ajenos a la historia general de toda la galería de personajes pueden igualmente disfrutar de una cinta que cumple los cánones mínimos para sobrevivir por sí sola.

Por supuesto, la empatía natural por este héroe en particular también influye en la lectura sobre la película. De hecho, no son pocos los que anteriormente ha estimado que Loki es un personaje más atractivo. Aún así, “Thor: Ragnarok” aparece como un paréntesis saludable entre tanto nuevo poderoso en este tipo de cintas y a medida que el Universo Marvel va poniéndose más denso y llegando a la parte angosta del embudo. Un oasis para pasar el rato que refresca.

Dedo para arriba; buenas peleas, mantiene la tónica algo al debe en cuanto a los antagonismos, los toques de humor y como siempre, extras post créditos. Vaya no más…

Recomendación: Buena. Entretenida. Con una comicidad desplegada generosamente y que refresca. La calma antes de la tormenta en el Universo Marvel.

😀⚒ 🔥

[CINÉFILO PROMEDIO] “Spider-Man: De regreso a casa”

Vaso medio lleno

Siempre es un agrado volver a ver una aventura del Hombre Araña, el más popular, sencillo y cercano de todos los superhéroes independiente de las factorías de cómic. Y en su regreso a Marvel esta nueva saga con Tom Holland anda bastante bien aunque tampoco logra encandilar.

Pese a tener a su disposición el aparataje de “Avengers” e inserciones de otros personajes reconocibles, “Spider-Man: De regreso a casa” (2017) da como para hacer una lista de aciertos pero también algunas acotaciones que molestan un poco. Sin caer en el spoiler por ejemplo, suma la frescura de su protagonista, el factor Michael Keaton que le da clase al cuento y al debe queda ese hecho -anticipado en trailers- de poner a Tony Stark (Robert Downey Jr) como mentor, con una serie de instrumentos al más puro estilo Batman que se desperfilan de la idea que tenemos del Hombre Araña original. El lazo con Iron Man existe en el cómic es cierto, pero lo invasivo que resulta en esta pasada es al menos poco fino.

Los ingredientes de la introducción de personajes de acción en su primera película en solitario se reiteran con éxito en este film, con humor, buena música, entretenidas secuencias de acción y los chascarros propios de un héroe en formación, sobretodo si se trata de un adolescente de Queens. Un sabor extraño es esa suerte de “película piloto” con aire retro que pareciera ser y que al finalizar nos deja con gusto a poco ¡y eso que supera las dos horas! un síntoma más de que el tiempo vuela.

Quizás nos acostumbramos a más protagonismo exclusivo de Spider Man y al verlo casi con tutoriales de por medio y sin la introducción con películas completas sobre su perfil nos resulta algo forzado, pero aún así hay que verla y hacerse su propia opinión del nuevo arácnido, más adolescente, ingenuo y enamoradizo que nunca.

Recomendación: Aceptable. Mejor que el último reboot. Aporta pero aún no se perfila con la grandeza que debe tener.

🙂🕷

[CINE PRÁCTICO] “Los Vengadores: La era de Ultrón”

...

Suma de poderes.

La colorida galería de personajes del universo de súper héroes de Marvel Comics llega nuevamente en masa a la pantalla grande con la secuela de su primera aventura en conjunto, y cada vez las complejidades argumentales parecieran aumentar para profundizar en los rasgos de sus personajes menos difundidos y limitar con ello el público que pudiera sentirse atraído a ingresar como fan de la saga.

Dándose el lujo de incluso insertar nuevos personajes, su rigurosidad con el cómic puede ser cuestionada, no obstante, hace rato que al producto “Avengers” así como sus similares y derivados, le importa bien poco todo lo que rodee a la recaudación de las películas, por más que esto cause urticaria a los puristas.

En “Los Vengadores: La era de Ultrón” (2015), el público novato, ese que va solo por acompañar o que no entiende conceptos como “Jarvis” o “S.H.I.E.L.D”, quedará despistado de los trasfondos de la cinta. Una película que a ratos navega por la confusión pero que termina por imponer su indudable supremacía tecnológica, rica en efectos especiales, un elenco sobrecargado de estrellas y films que se hacen un poco largos para intentar darles a todos los héroes un protagonismo similar.

Hay que intentar aprovechar de ver a todos estos personajes mientras los guiones aguanten y ninguno se aburra de su encasillamiento. “Avengers 2” no es una mala película, por el contrario, va hacia lo alto de la evaluación, pero cada vez con un público más segmentado y cautivo, algo que no es malo considerando sus buenos márgenes de taquilla.

Casi posee más humanidad que su anterior versión pero no es menos cierto que la tierra ya le queda chica a esta cantidad enorme de super poderes. Por eso no resultará extraño que sus umbrales sigan expandiéndose hasta que llegue el punto que no podrán retroceder, pero si en cambio, replantear sus objetivos. Un camino a la extinción inevitable que deberá astutamente alargarse lo más posible.

La semilla queda plantada para una nueva entrega, de la misma forma en que pueden sumarse otros capítulos independientes para los héroes. Y ese bichito de verlos confrontando poderes, parece ser un atractivo que suma y suma minutos en cada film.

dado 4Recomendación: Aceptable a buena. Por momentos el antagonista queda eclipsado, en un peligroso desequilibrio argumental considerando que los héroes casi saturan las escenas.

🙂