[#UtopíaChilensis] Medios basura ocupando espacio: TV, Dial AM y pasquines desechables…

PORTADASSigamos en la tónica de arreglar el mundo, total, en Internet cada uno hace lo que le viene en gana mientras sea en su lugar y que mejor si se trata de hacer una crítica “constructiva”, o no?

Abordemos la escandalosa acumulación de medios de comunicación en Chile y vamos con la segunda pasada de #UtopíaChilensis

III. ¿Por qué seguimos aguantando medios escritos tan parciales, deficientes y desechables?

Así como millones han marchado contra las AFP y sus pensiones miserables, ¿por qué diablos nadie dice nada de las bazofias que adornan nuestros escasos quioscos? Hasta “El Quirquincho” o la “Papaya” tenían más clase, gracia y sobretodo honestidad para no venderse como lo que no son. Hoy tenemos -y desde hace rato- a Copesa de Saieh y sus Chicago boys por un lado y al oscuro clan Edwards por otro, es decir, dos tortas con los mismos ingredientes pero en otro orden y con mayor o menor dulzor. Dueños de casi todos los medios escritos a nivel nacional. Devastador.saieh

No estamos pidiendo que todo sea científico, denso y en plan de revistas como “Muy interesante” (bastante más entretenida y didáctica), pero de ahí a que nos interesen personajes que nos meten a la fuerza como Kel Calderón, Vesta Lugg (o como se escriba), las mascotas de Alexis Sánchez o algún saldo rechazado de reality show es demasiado. Por si fuera poco cada tanto los pocos pasquines que se tildan o son pseudo referentes de seriedad se mandan numeritos que rayan el mal gusto o falta de sentido común, dígase La Segunda o El Mercurio, con editoriales avergonzantes. Sí, ahora supuestamente no las hace la CIA como antaño pero al parecer siguen siendo tarifadas. Otro problema, el reguero de farandulilla insípida o de noticias “inventadas” se esparció por la red afectando a medios online creíbles que ahora publican cualquier cosa con tal de recibir un click o un “me gusta”. Triste. Sigue leyendo

Anuncios

Hérnan Mella Martínez, descansa en paz

Trabajó con los mejores y no fue casualidad. Hernán Mella Martínez, periodista que apenas se empinaba sobre los 30 años parecía que tenía bastante más edad de la que realmente poseía pero la razón no se debía a su apariencia, sino que a su manejo en el mundo de las comunicaciones, su sobriedad e incuestionable don frente al micrófono bajo cualquier circunstancia.

Tenía sus mañas, su carácter ¿quién no?. Nos tocó compartir mayormente en Radio Portales de Santiago, ahí anduvo por prensa, programas, espacios que él mismo se gestionaba porque probablemente ese era uno de sus valores que lo distinguían entre el resto, la capacidad de crear, de abrir espacios para comunicar.

Por eso pese a estar en las mejores señales de radio y televisión, nunca dejó de capacitar a quienes querían ingresar a este mundo pero sobretodo, Hernán se esforzó en hacer ver a distintas comunidades la oportunidad que significaba crear medios de comunicación que les permitieran difundir sus intereses e interactuar con nuevas audiencias.

Así fundó medios comunitarios, fue activo dirigente y promotor, distinguido por su labor y en el sistema formal salía en pantalla por TVN, Canal 13 o Chilevisión entre otros, y fue escuchado por Colo Colo, Portales, Biobío, Positiva, Cooperativa y otras tantas.

Un cáncer al pulmón nos quita a este joven periodista y locutor de 32 años. Dio lucha, de eso no hay duda, pero la sensación de injusticia e inconformismo nos sigue penando y no hallamos a quién reclamar.

En lo personal, siento mucha pena. Espero haber sido deferente y un buen tipo contigo, creo que así fue. Alguna anécdota podemos compartir al menos pero lo principal es que fui testigo de la entrega de un gran profesional que nos dejó temprano y deja un vacío difícil de llenar pero que es de esperar otros puedan continuar en la misma senda.

Abrazo Hernán, descansa en paz…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


[COLUMNA] “27F: Lecciones mediales pendientes”

fogata damnifA cinco años del brutal terremoto del 27 de febrero de 2010, pareciera pasar desapercibido y visto como anécdota la importancia que tuvieron los medios de comunicación para suplir la incapacidad de las autoridades de llegar con mensajes claros a la ciudadanía, esa que estaba asustada, sin orientación y preocupada por sus seres queridos en la zona cero de la catástrofe.

Tal como apenas una hora después de las 03:34 am en lo personal andaba en La Moneda sacando declaraciones sobre lo ocurrido, emisoras como Cooperativa, ADN, Biobío y un sinnúmero de estaciones regionales conectaban a millones de chilenos que se quedaron sin suministros básicos y en medio de la incertidumbre de nuevas réplicas.

Por esos días se recalcó la importancia de la radio, de cómo pese a los múltiples avances tecnológicos seguía siendo puntal a la hora de dar asistencia a la población, de sus recuerdos queribles, su buena evaluación ciudadana, etcétera. Sin embargo a cinco años de la debacle -como suele ocurrir- las lecciones pasaron al olvido.

En 2010 cuando pudimos reparar los desperfectos en nuestra radio, transmitimos programas especiales junto con la campaña “Chile ayuda a Chile”, donde nos llamaban personas desde Dichato y Cobquecura, a cientos de kilómetros, pero que escuchaban nuestra señal AM reunidos cerca de una fogata gracias que no habían muchas otras antenas en pie. La voz de esos chilenos en esos momentos y su sentimiento de fraternidad y agradecimiento era indescriptible.

El dial AM en Chile vivió menospreciado desde los últimos años de la dictadura, esos donde se vendió todo a precio de huevo. A diferencia de un sinnúmero de países del mundo, como Argentina donde la Amplitud Modulada es respetada y sinónimo de conectividad, cobertura, informaciones y deportes, en nuestro territorio es igual a iglesias evangélicas, ventas de productos naturales, adivinadores, entre otros tópicos.

Es lamentable que por estos lares todo pase por el dinero, los intereses, el lobby y nadie -como suele decirse en el fútbol- ponga la pelota contra el piso y piense responsablemente en lo que es mejor para la población, no sólo ante la ocurrencia de emergencias y catástrofes, sino por sentido común y posibilidades infinitas, laborales, comunicacionales, diversificación, de servicio a la comunidad. Potenciar el dial AM es urgente. Así al menos se pensó tras el 8.8 Richter del 2010.

Por eso no extraña el auge de radios online, ventanas que buscan escapar de los monotonos contenidos del dial nacional, ese que en realidad es monodial, porque sino no es FM no existe, para auspiciadores y por ende según se cree, para usuarios. Para colmo, las autoridades sin ninguna vergüenza y con una falta de visión patética, han dejado ingresar autos, radios, mp3, celulares y todo tipo de accesorios sin acceso a la banda AM. Triste.frecuencias-de-los-pensamientos

Toda los análisis, cosas a mejorar, conclusiones y demases en medio del dolor, quedaron en palabras. Claro, hasta el siguiente cataclismo, donde recordemos que el dinero, los holdings empresariales de medios y la acumulación de poder no cuentan cuando la prioridad vital es lo primero y estar comunicados una necesidad que no podemos seguir midiendo en billetes.

[COLUMNA] “Fuera de lugar”

alemaniaHan pasado días desde la final del mundial de fútbol de Brasil 2014 y las polémicas continúan. No hay mordiscos, horrores arbitrales o escándalos de corrupción de por medio, sin embargo la tónica de los hechos extra deportivos sigue marcando la tónica como ocurrió durante el certamen mismo.

Los alemanes en pleno jolgorio de su tetracampeonato en Berlín, cantaron amenizadamente con la Puerta de Branderburgo a sus espaldas, parodiando el bajón anímico trasandino de los gauchos y contrastándolo con el orgullo germano del reciente campeonato. Una bobería, infantil, casi ingenua pero también innecesaria.

En la misma Alemania criticaron la ironía y están muy lejos de sentirse identificados con la tontería. La desproporción de la jugarreta fue abordada con feroz justicia allende Los Andes, olvidando sus propios pecados, entonces alegando simpatía, humor blanco y otros menesteres contra los brasileños.ole

Víctor Hugo Morales, una institución del periodismo deportivo, uruguayo de nacimiento, argentino por vivencia, se les cayó del pedestal a muchos. Habló acaloradamente de “nazis”, evocó el “holocausto” y recordó otros tiempos rememorando frases hechas como “raza superior” por nombrar solo algunas. Nefasto, fuera de lugar y mezclando peras con manzanas. Un desliz impensado de parte de una eminencia de los medios de comunicación que tras décadas de palmoteos en su espalda de seguro no echará pie atrás.

Las burlas con base a experiencias deportivas no son algo nuevo pero como todo en la modernidad tecnológica, se exacerba en tiempos donde la creatividad de unos pocos está mucho más al alcance de todos y eso también incluye el lado desagradable del asunto.

lance_0Los memes, ironías, falta de ética lamentablemente han salpicado al periodismo. No en modos extremos como pasó en Colombia, donde fuera de todo rigor se insultó a un particular, pero a nivel general una vez más los cuestionamientos a los “periodhinchas” se hacen eco.

La prensa argentina es única en su creatividad, a la hora de los titulares y con una entrega y detalle elogiable, pero también limitan con los bordes del showbinizmo a la hora de ponerse la camiseta, quizás como en todos lares, aunque por lo mismo resulta paradójico su ofensa ante la ronda de niños protagonizada en Berlín.

El mundial de las burlas, de argentinos a brasileños, de brasileños a argentinos, de alemanes a argentinos e incluso de terceros que no tienen participación alguna hacia quienes están el suelo. La miseria de jactarse de la desgracia de quien padece un mal momento no se detiene.fohla

El tino, el sentido común e incluso la prudencia o el buen gusto no se compran en la farmacia. Se sea profesional de la prensa, líder de opinión o hincha, también se es padre, ejemplo, jefe o una voz que puede hacer la diferencia. No elijamos gratuitamente el camino fácil, aunque cueste, aunque sea “la orden”, pequeños gestos pueden cambiar el camino hacia el abismo que muchos dan por sentado a cambio de unos dólares de ganancia.

Desde que éramos chicos lo conocemos como apuntar “fuera del tiesto”, por estos días, dejémoslo en onda pelotera y no quedemos off side, o fuera de lugar. No vale la pena.

arbitro

[CINE PRÁCTICO] “Buenas noches, buena suerte”

Deleite de periodismo y cine.

Deleite de periodismo y cine.

Películas que abordan con pulcritud y estilo el quehacer de un medio de comunicación son pocas. Y es que por más que las personas consuman cotidianamente información de estas fuentes, a la hora de entretenerse en la pantalla grande, las alternativas son otras.

George Clooney desde hace rato viene erigiéndose como un director con estilo propio y si bien sus cintas pueden no generar un movimiento de masas hacia las taquillas de los cines, suelen dejar más comentarios positivos que negativos sobre las historias que se propone contar. Su espíritu parece ser aquel de establecer que lo ocurrido en las películas generalmente se diferencia de la realidad, con menos glamour y menos redondez en ocasiones que a veces se torna en una ingratitud hacia quienes no lo merecen.

La vida no es justa y abordar ejemplos de ello es parte de lo que interpreta sobriamente David Strathairn, en el rol del periodista de la CBS Edward R. Murrow. Puede que al resto del mundo este nombre no le diga mucho, pero es una institución del periodismo norteamericano. Lo que hoy nos parece fuera de lugar en una época tuvo ribetes inquisidores y en esa labor Clooney rescata una historia favorecida con el cambio de los tiempos y reivindicatoria de la figura del legendario presentador.

Como toda buena narración el antagonista es un hueso duro de roer; el senador conservador Joseph McCarthy con quien el periodista tuvo recordados enfrentamientos, representa la intransigencia y la paranoia que parte de la clase política y de organismos de seguridad estadounidenses aún mantienen frente al resto del mundo, incluidos los llamados aliados.

Con una estética destacable (demasiado limpia para algunos), interpretaciones sobrias y movimientos de cámara íntimos, “Good night, good luck” es un alto necesario, referencial y reivindicatorio hacia los medios de comunicación. Otros films como “The Insider” (1999) recuerdan que problemáticas de este tipo persisten hasta hoy y aunque intentemos evocar la ética y el romanticismo en el ejercicio de la profesión, lo cierto es que un concierto de voces a nuestra espalda nos exigen remar en otra dirección.

Se trata de una cinta que atrapa más a quienes tienen relación con política o con medios. En el resto el aire de blanco y negro y la excelsa pulcritud puede generar languidez y distancia, no obstante es una película inteligente, centrada y más necesaria de lo que se piensa. Lamentable que sean pocos los films de este tipo… a buena hora que encontrarlos sea como hallar un tesoro.

5 Un acierto reivindicatorio y difusor de una figura periodística legendaria. Bien por Clooney, por el buen periodismo y el cine.

😮

“Agustín Edwards tiene un rol bastante siniestro en la historia”

"El decano omite".

“El decano omite”.

*Fernando Villagrán, guionista y productor del censurado documental “El diario de Agustín”.

*Luego de años esperando la frustrada exhibición en televisión abierta de la polémica película sobre El Mercurio y su rol en los últimos 50 años de la historia política de Chile, realizado junto a Ignacio Agüero, hoy Fernando Villagrán ve con resignación el siguiente paso del caso en la Justicia, luchando por algo simple y a la vez complejo: que Televisión Nacional respete el contrato que firmó para emitir el film y que derivó en una suerte de secuestro artístico desde el 2010.

por Christian Reyes
Twitter: @Buyinski

Conversar con el periodista y escritor Fernando Villagrán antes y después de su más reciente aparición televisiva es prueba de la importancia y alcance que tienen los medios tradicionales como la señal abierta para la difusión de contenidos. El documental “El diario de Agustín” que realizó en conjunto con Ignacio Agüero el año 2008 y que se adjudicó varios premios en el camino, el 2010 fue adquirido tras duras negociaciones por TVN, en un contrato para exhibirlo masivamente, algo que inexplicablemente la estación estatal optó por incumplir.

Al margen de las determinaciones en el llamado ‘canal de todos los chilenos’, son precisamente los miles de personas que desean ver la cinta o aquellos que desconocen su existencia como para poder interesarse, los principales damnificados con esta determinación que no obstante las tres partes involucradas también ha dejado otros daños colaterales. Uno de los últimos bochornosos episodios relacionados, ocurrió hace poco más de dos meses cuando Natalia Arcos, hasta entonces directora de la señal cultural de cable ARTV, avaló la transmisión del documental con los respectivos anuncios. Sin embargo, horas antes del estreno en pantalla este fue cancelado. Al dejar el medio que la cobijó durante cinco años la profesional, dolida, sostuvo: “Si El Mercurio existe, entonces que no desaparezca ARTV’”.

El histórico lienzo en la PUC a finales de los 60's.

El histórico lienzo en la PUC a finales de los 60’s.

Por estos días cuando muchos sienten que el nuevo Chile está libre de temas tabú y de la censura, esta última emerge en un modo evolucionado, nuevo, tomando lo que se quiere evitar difundir, comprándolo y con ello arrebatándoselo al resto. Así y todo, Ignacio Agüero y Fernando Villagrán asistieron como invitados al programa “Mentiras Verdaderas” en La Red TV. La acogida fue más que positiva ante la exhibición de fragmentos del documental de 80 minutos, pese a lo cual por ejemplo, los comentarios en Twitter no pudieron ser leídos al aire debido a su contenido contra los colegas de TVN.

“El origen del documental fue bien preciso como surgió. Junto con el director Ignacio Agüero acudimos el año 2005 a una exposición que hizo la psicóloga Elizabeth Lira, quien era integrante de la comisión Valech, y en una parte de la conversación se refirió al rol que habían jugado los medios de comunicación, los grandes medios escritos en los crímenes de la dictadura. No sólo en la postura sino en el involucramiento de montajes para encubrir crímenes. Producto de esto nos dimos cuenta que obviamente hay muchas investigaciones, libros y ensayos de la época pero en términos audiovisuales no había nada, menos referido al señor (Agustín) Edwards. Conversando y asumiendo que Agustín Edwards Eastman era un personaje y testigo clave en la historia de Chile, nos propusimos hacer algo”, recuerda Fernando Villagrán, guionista y productor del documental, quien coincide con Ignacio Agüero en que el interés de los jóvenes fue y ha sido vital tanto en la génesis como en la posterior difusión clandestina de la obra.

“…en general el poder mediático hace que el resto tienda más bien a anularse que a competir”.

“Decidimos que lo mejor era hacerlo por la mirada joven, de los que no vivieron esa época. Optamos por hacerlo con una mirada de presente y que quienes indagaran estuvieran libres de los prejuicios naturales que nosotros como creadores teníamos sobre la historia de El Mercurio, porque podríamos haber hecho un guión quizás, haber inventado algo, pero el resultado habría sido distinto. Fuera de ser un trabajo muy riguroso, sin un afectado entre comillas, sabíamos que era un poder fáctico que operaba muy brutalmente y como historia del Mercurio, su vida interna y las reacciones ante cualquier cuestionamiento son evidentes” asegura el co-realizador del documental, algo resignado a lo que describe como una suerte de ‘pacto de no agresión’ entre grandes medios: “Sabíamos que iba a ser difícil. Teníamos muy pocos aliados que considerar en esto ya que en general el poder mediático hace que el resto tienda más bien a anularse que a competir”. Sigue leyendo