[CINÉFILO PROMEDIO] “Detroit”

La verdadera noche de la purga

“Detroit” (2017) es una película densa, complicada. En su inicio no posee una narrativa lineal de los hechos sino más bien una descripción siempre subjetiva de conflictos sociales profundos en Estados Unidos, además en un período particularmente complejo. Por si fuera poco, dos horas y media de por sí es un ejercicio que requiere mucho del espectador.

Cuando el núcleo de la película finalmente aparece lo complicado adquiere además matices dramáticos. Es hielo delgado sobre el cual pisa Kathryn Bigelow, muy de sus temáticas, pero acá con polos sensibles y marcados que no terminan de cuajar del todo. Hay cierto desbalance que molesta.

Por momentos es una cinta de terror real, histórico, basado en hechos reales, luego especulados, dramatizados y recreados. Muchos flancos cuestionables que aparecen incluso sin certeza al momento de ser relatados y eso influye en que pese a una duración de largometraje al final deje un gusto extraño.

En lo más imparcial, destaca la actuación en especial de secundarios, las recreaciones y la musicalización, pero lo que mantiene la tensión por un largo tramo es lo que se roba la atención. Lo malo, ni el antes ni el después logran estar a la misma altura y le sobran unos 20 minutos al menos.

Recomendación: Interesante. Extensa e irregular pero con un núcleo muy potente, para no despegarse de la silla en el clímax.

🤔👊👦🏿👮🇺🇸

 

Anuncios

[CINÉFILO PROMEDIO] “Paul”

Simplemente por diversión

Cuando hay películas de estas que ya sabes a lo que apuntan por la química o temáticas de sus protagonistas se suelen dar sentimientos de rechazo o deleite entre sus espectadores, y si bien “Paul” (2011) no pertenece a la Trilogía Cornetto original resulta peculiarmente necesaria.

Es una desfachatez sin extremismos que nos hace falta una tarde cualquiera sin demasiada búsqueda de explicaciones; simplemente por divertirse, por celebrar una comedia que no parece importarle lo que pensemos de ella y que tiene sus momentos de humor al estilo que Simon Pegg y Nick Frost -una dupla de actores que viene haciendo películas juntos desde hace rato- han impuesto una marca registrada muy particular.

No es universal, de hecho su esquema general no es muy rebuscado pero como suele ocurrir lo importante no es el “por qué” sino el “cómo” se van dando los sketches y sin duda, un disparate que rompe lo tradicional e incluso de maña de variar la joda a lo sensible sin aviso. Eso la vuelve irregular y a ratos, forzada.

Aún así, cargada como siempre con una gran cantidad de referencias y salidas de madre que rayan en la “ñoñez” (lo que alimenta el culto), el spoiler del afiche no es excusa para no engancharse de esta road – buddy – aliens movie. Agregar como extra que buena música tiene.

Recomendación: Peculiar, divertida. Algo irregular pero muy del sello Pegg / Frost.

👽 😁

 

[CINÉFILO PROMEDIO] “Gold”

No todo lo que brilla…

Basada en hechos reales y con una temática que puede resultar familiar pero a la vez sorprendente, “Gold” (2016) tiene su fortaleza en una nueva transformación camaleónica de Matthew McConaughey con todo su sello pero que como producto integral, fuera de algunas luces secundarias, no deja demasiado.

Una vez más los sueños de fortuna son los ejes de la aventura en cuestión que desde un comienzo queda reflejada como la búsqueda de la riqueza mediante la ruta del oro. Los métodos, la persistencia y las peculiaridades en el camino las hemos visto anteriormente, pero dado que son hechos que realmente ocurrieron sin duda los torna más interesantes.

La irregularidad de la historia deja algunos vacíos, unos más disimulados, otros no tanto. En dos horas de película sin duda esos son aspectos que salen a relucir. Tiene buena sonoridad, engancha, pero también fuera de McConaughey y los momentos en que hace dupla con secundarios como Edgar Ramírez, le falta un poco de peso para igualar a otras cintas similares de ambición, perseverancia y negocios con sus triunfos y por supuesto, fracasos.

“Gold” es entretenida, distrae, pero es más subjetivo decir que la historia -pese a ser interesante y modificada con los elementos para convertirse en un film- efectivamente haya sido contada de la forma correcta. Quizás sí, quizás no, pero el hecho que lo pongamos en tela de juicio deriva en uno de los resultados de su propia irregularidad.

Recomendación: Aceptable. Entretenida aunque irregular. Un buen protagónico sin el cual se habría perdido como film.

⛏💰🤔

 

[CINÉFILO PROMEDIO] “Loving Vincent”

Tras las huellas de un mito

Desde el comienzo esta película polaca arroja un par de premisas principales: es una imperdible para los amantes de las cintas biográficas, de Van Gogh e innovadoras, y por otra parte también por su carga artística en una animación exquisita fruto de un trabajo inédito en el cine.

“Loving Vincent” (2017) es un esmero sin igual, su técnica es admirable y en cuanto a su contenido, si bien no aparece con particular atractivo se va tiñendo de intriga y una suerte de misterio que puede ser un redescubrimiento interesante para quienes solo iban por un film biográfico.

Haciendo a un lado las loas, pese a que solo dura poco más de hora y media, puede tornarse un poco larga por su temática, la falta de certezas y porque tarda mucho en volverse interesante al margen de sus paisajes.

Lo que nos deja esta cinta, muy del llamado “cine arte” (aunque suene redundante), es que su estética preciosa hipnotiza, hasta emociona, pero la historia en sí quizás no estuvo a la altura de semejante proeza. Siempre se agradece cómo no, conocer más detalles aunque sean ficcionados, sobre la vida de Vincent Van Gogh y esta película es otra prueba.

Recomendación: Interesante. Un deleite visual con un opacado desarrollo argumental.

🙂 🎨

[CINÉFILO PROMEDIO] “127 horas”

Fortaleza, naturaleza y sobrevivencia

Quienes son seguidores de la dirección de Danny Boyle coincidirán en que no hay película mala bajo su trazo. Un hecho basado en un relato verídico permite que el británico deje su sello y con elementos contados fortalezca un drama con tintes alocados muy propios de él.

El intérprete central de su obra es James Franco en “127 horas” (2010) que con esta presentación a su medida nos mantiene pendientes de su aventura extrema, se gana empatía y credibilidad. No cabe duda que la novela en la cual está basada ha de ser decidora, como la historia de una vida vivida y repasada en un fragmento de tiempo.

Elementos simples quizás pero consiguen hacer que permanezca en la memoria de cualquier cinéfilo promedio. Puede que la pirotecnia paralela de Boyle distraiga del foco central, pero en el cine y con este relato en especial puede que en realidad sea la única manera de concebir una película que cuaje. ¿Se imaginan este docu en manos de otro?

No es menos sorprendente que una historia de días, donde se contextualiza un personaje y se repasa su vida, logre resumirse de forma prolija en apenas hora y media. Menudo trabajo.

Para quienes quieran un paralelo, la sorpresa puede que dure la primera vez que la vez luego será como las cintas de Shyamalan, con un final que no puedes pasar por alto para la siguiente ocasión. Eso sí, pasado un tiempo, es completamente disfrutable de nuevo.

Recomendación: Buena. Destacable trabajo para que una historia de este tipo no se pierda ni sea olvidada.

🤗🤕🔪💪

 

[CINÉFILO PROMEDIO] “Loco por Mary”

Una locura magistral

La frescura natural de Cameron Díaz es única en “Loco por Mary” (1998) y por eso aparece como una ilusión verla con esa mezcla de ingenuidad y sensualidad que además se envuelve en la comedia de los hermanos Farrelly con particular encanto.

Rodeada de personajes peculiares y de enfermiza comicidad, esta es una comedia con varios momentos para el recuerdo y una galería completa dentro de los grandes sketchs divertidos de las últimas décadas.

“Loco por Mary” es un punto de inflexión dentro de la comedia mal portada llevada a las grandes ligas, donde se puede ser gracioso y a la vez no abusar en varios ripios donde se prefiere sorprender con lo inesperado. Obviamente aunque ese truco funciona solo una vez, la mecánica es tan buena que da pie para revivirla una tarde cualquiera y volver a disfrutar.

Claro, está de cajón que no es para todos los públicos, puede que sus acentos causen desagrado, no es trascendente ni de relevancia histórica pero ojo, porque en el mundo de la comedia en el cine, especialmente desde fines de los noventa, ese estilo comenzaba a marcar tendencia.

Véala, es una referencia del humor en el cine, de la comedia con estilo, con versos musicales y la gracia de lo inesperado.

Recomendación: Muy buena. Una historia de esas para recordar, rica en gracia y peculiaridad.

 🙌😂 👏

 

[CINÉFILO PROMEDIO] “Scott Pilgrim vs. los ex de la chica de sus sueños”

Soy leyenda

Imitada pero jamás igualada. Edgar Wright es de esos realizadores cuyas películas o te gustan o te desagradan. Es amigo de secuencias de vértigo, ritmo e historias entretenidas, pero es la peculiaridad de sus personajes y la forma de hilar los relatos la que despunta por sí sola. Todo parece azaroso pero hacer que el conjunto encaje es un tremendo mérito.

En “Scott Pilgrim vs. los ex de la chica de sus sueños” (2010) la rienda suelta a los efectos de post producción con énfasis extasiado de memorabilia pop, la levanta de por sí como una cinta de culto. Es un festín de videojuegos, música, relaciones juveniles y guiños que al menos dos generaciones concretas apreciarán sacando varias risas. El tema es qué pasa con el resto de la audiencia. Nada. Eso es seguro, pero simplemente esta película no está hecha para ellos.

Una comedia tan disparatada como querible. Sin duda una apuesta a la altura de la novela gráfica en cuanto a entretención, donde el camino en el relato es tan divertido que al final la resolución es casi una anécdota. Pero ojo, también hay harto corazón puesto en la historia original.

Contrario a lo que pudiera pensarse, todos estos excesos no se traducen en una cinta cuasi restringida y resulta bastante juvenil y adolescente si restricciones mayores. La apuesta funciona como pocas e inéditas veces ocurre y la nostalgia de los amores fugaces es adorablemente inevitable.

Recomendación: De culto, una joyita para revisitar de vez en cuando. Aventura pop imperecedera.

✌️🎼🎧👾💪👊⭐️

[CINÉFILO PROMEDIO] “Baby driver” – (Baby: El aprendiz del crimen)

Acertado y veloz viaje.

Como dice ese célebre meme: “No es lo que esperaba pero estoy satisfecho”. Quizás a punta de anticipos, trailers y esas cosas “Baby driver” (2017) exponga demasiado su material -considerando que tiene un fondo algo simple- pero para quienes se resisten a esa tentadora curiosidad el resultado les garantiza por lo menos buena entretención y tomas jugadas de vértigo en el camino.

Es cierto que hay sagas inspiradas en diestros conductores al volante (“Rápido y Furioso”, “El Transportador”, etc.) pero el estilo generalmente se va perdiendo con la pirotecnia y lugares comunes, que no es lo mismo que un sello macerado a lo largo de la totalidad de una película, con parte del argumento para interpretar, no todo digerido ni envuelto para llevar. En esa mezcla, la banda sonora acá es pilar fundamental.

“Baby driver” tiene cosas de “Drive” (2011) como la transparencia de su protagonista, pero el magnestismo resulta menos implacable y con otros matices (no se puede ser amo en todo). La peculiaridad de sus personajes es todo lo que necesita para tejer una historia simple, que con toques puntuales sale airosa con nuevos bríos. Hace rato ver muchas figuras en una película es casi una invitación al desastre, sin embargo podríamos decir que esta aventura cae bastante bien parada.

Con calificación destacada en música, elenco que hace lo suyo y entretención más que aceptable, “Baby: El aprendiz del crimen” pasa como buena película.

Recomendación: Buena. Entretiene bastante con simpleza y una mezcla de buenos elementos.

🏎⌚🚓💥🚗🔫

 

[CINÉFILO PROMEDIO] “Corazón valiente” – (Braveheart)

Un rol y una historia para siempre.

Mel Gibson es la idealizada visión de un William Wallace en “Corazón Valiente” (1995), abarcando con su carisma los vacíos que presenta el prócer guerrillero escocés. No solo queda humanizado, estilizado y descrito una altitud moral ejemplar, sino que es elevado al rango de astuto estratega y luchador de excelencia.

El australiano concreta así una película soñada no solo para sus propósitos, con una impronta memorable, de esas que marcan una carrera y una vida (William Wallace es Mel Gibson y viceversa), además genera un producto cinematográfico de calidad, independiente de algunos cuestionamientos históricos que uno pueda hacerle.

Se trata de una cinta personalista pero bien disimulada. La vertiente crítica de lo británico -muy de Gibson- fluye con naturalidad y poco a poco, piedra a piedra, con respaldo de fotografía, montaje y sonoridad, se va construyendo una historia que mirada con más distancia, se asemeja a un cuento de hadas histórico que no está exento de los momentos salvajes propios de la lucha que describe.

En “Corazón Valiente” no puedes ni logras estar apático a la causa de “WW”. Es melodramática, es cierto, donde los malos son despiadados y los buenos muy leales, pero generar un vínculo durante tres horas con un relato clásico es todo un mérito y permite acumular una cantidad de aciertos que solo un puñado de films similares ostenta.

La ovación se la gana, de eso no hay duda. Es una encantadora narrativa de un personaje histórico idealizado que bien podría superar en esta presentación al líder original.

Recomendación: Excelente. Un producto muy bien realizado y con Mel Gibson en un rol que lo define.

👏⭐️⚔

 

[CINÉFILO PROMEDIO” The Lincoln lawyer” – (Culpable o inocente, El defensor)

Abogado de calle

Más que interesante volver a ver una película donde Matthew McConaughey disfruta como en sus mejores papeles, derrochando esa estampa taquillera de siempre, carismático y con manejo de situaciones. A eso sumar el factor de crímenes, debates jurídicos e intrigas que permiten hacer de esta una cinta recomendable, pero ojo, también concediendo bastante de lo “que la gente quiere ver”, más que lo “que pueda aportar” la película por sí.

“The Lincoln Lawyer” (2011) y su adn literario dejan buena impresión. Quizás sin demasiadas ambiciones adicionales pero adjudicamos aquello al apego por la novela original. Al menos queda para destacar entre otros aspectos lo logrado en la descripción del principal, una suerte de “Mentes Peligrosas” o “El Duro” pero en términos legales, donde se puede tener “calle” y “oficio jurídico” al mismo tiempo.

Obviamente dentro del elenco despunta el protagónico, pero Macy, Phillips y toda la larga lista de secundarios hacen lo suyo. Por eso se agradece que plataformas como Netflix o el mismísimo cable nos permite revisitarla de vez en cuando, porque de entretención sabe, sin mucho para ostentar, pero a esta altura la calificación de “buena” o “recomendable” es bastante para lucir.

Recomendación: Buena. Es correcta, novelesca y entretenida. Tiene de vieja escuela y McConaughey está a sus anchas.

🙂👍🔫