[CINÉFILO PROMEDIO] “Piratas del Caribe: La venganza de Salazar” – (Los hombres muertos no cuentan cuentos)

Mares tranquilos

La invitación de Disney para revisitar las aventuras de “Piratas del Caribe: La venganza de Salazar” (2017) si bien tira ganchos que en el papel parecen atractivos, se trata de una quinta entrega de una serie que denota desgaste, lugares comunes y todo ello resiente las emociones y el vértigo de la cinta.

Y es que por ejemplo, sus elementos nuevos están basados curiosamente en personajes y acciones antiguas, de los tiempos dorados de la saga, cuando es altamente probable que ni siquiera haya estado la idea de generar una franquicia a propósito de las aventuras de Jack Sparrow, un papel que nos parece una institución de siempre pero que no en vano en 2004 le generó a Johnny Deep una de sus nominaciones al Oscar, y en un papel de comedia / aventuras, vaya mérito.

Pero volviendo a este capítulo de tesoros, galeones y leyendas, el conflicto de turno tiene a Javier Bardem como antagonista -cosa que se aprecia desde el afiche- pero también la introducción de nuevos personajes que no resulta muy sutil y la química entre la joven dupla se aprecia un poco forzada y el déja vú es inevitable para leer lo que viene. Se agradece la referencia sobre los orígenes del carismático protagonista, pero algunos huecos de la historia tienen fallos cuestionables.

Capítulo aparte algún cameo innecesario que le quita credibilidad a la película -por más que sea una comedia-, los cameos “revival” que dejan con gusto a poco y suenan a homenaje, y renglón dorado para Geoffrey Rush, que se escapa del resto como de lo mejor del film. Kevin McNally en este episodio luce más restringido por el guión y el citado Javier Bardem da lo que se espera de él pero relegado a un segundo plano. Algo criticable si se piensa que es el antagonista principal, pero claro, las prioridades de la franquicia aparecen un poco extraviadas, sin equilibrio, solo como justificando una excusa para ver a Jack Sparrow otra vez. Un personaje que a la larga puede que le haya dejado a Deep una cuenta más abultada, pero que estancó la diversidad de su carrera.

En síntesis, una quinta película de piratas un poco monótona, revisitada, con un par de momentos buenos en medio de un mar más bien tranquilo, calmo y predecible de algo así como dos horas. Y ese es un navegar algo cansino.

Lo último, hay una escena post créditos que no se pueden perder, al menos quienes son fanáticos de la saga o que son curiosos sobre las aventuras del buen Jack y compañía.

Recomendación: Tibia, no sorprende mucho y entretiene de forma ya conocida. 

☠⚔🙄

Anuncios