[CINÉFILO PROMEDIO] “Rápidos y furiosos 8”

El ejército de Toretto

Es difícil que la saga de motores, alerones y cromos pueda atraer a nuevos públicos, sin embargo entre sus adeptos de igual forma, al margen de saciar la curiosidad natural, también hay un desgaste que es innegable.

“Rápidos y furiosos 8” (2016) si consigue hacerse interesante dentro de los disparatados planteamientos que promete a propósito de poner en riesgo a “la familia”, el bien más preciado de Toretto y compañía, pregonado por siete episodios anteriores y que ahora promete un antagonista de nivel. Algo que Marvel envidiaría, reconozcámoslo.

El desparramo de carrocerías, de llantas convertidas en humo y en menor término, de coreografías de pelea es todo lo que pudiera esperarse, pero en cuanto al resto del paquete, su profundidad es muy leve y solo zafa por la entretención y chispa de algunos pocos elementos que logran salir de lo predecible. Un sello de las últimas entregas.

Estos films de super equipos integrados por elementos con distintas habilidades extraña a Bryan O’Conner, de eso no hay duda. Ahí es donde entran los otros secundarios llamados a tratar de equilibrar la balanza al otro lado de Vin Diesel, para que no se lleve el peso de todo, porque ha quedado probado que eso no alcanza. Hay mérito en el intento aunque el resultado es más discutible.

“R&F 8” es lo que los fans de la saga esperan. Tiene lo suyo, sin trascender, dejando dudas para lo que viene pero consigue cerrar -bien o mal- una encrucijada planteada con ambición, bien ahí. Con tantos personajes y nombres en el elenco esto ya sería como “Dominics’ Fifthteen”.

Recomendación: Regular. Se va encerrando para sus fans y nada más. Es llevadera pero discutiblemente entretenida.

🚘 💥🤔