[CINÉFILO PROMEDIO] “Gladiador”

El inspirador contraataque de la épica

Si hacemos las cosas como deberían ser, acá la descripción decantaría en al menos 12 razones por las cuáles usted debe ver “Gladiador” (2000) de Ridley Scott y que consagra a Russell Crowe como un actor de otro nivel, superlativo, dándole además una esperada renovación a la épica en el cine de hoy.

Comencemos por decir que a diferencia de lo que puedan pensar las chicas, este film sobrepasa lo masculino y llega a todos los segmentos. Por supuesto que resulta más estimulante para los varones por su temática de lucha pero no deja ajenos a los demás. Igualmente su credibilidad histórica se hace fuerte con cada recreación -aún no siendo tan fiel-, cada performance del elenco y la pulcritud de lo que va relatando.

En tercer y cuarto lugar, destacar el guión, riquísimo en profundizar y matizar con personajes y situaciones todo lo que rodea al protagonista, al cual nunca deja solo generando empatía natural. El casting actoral por su parte es casi perfecto y el profesionalismo es elogiable para entregarse a la historia, con antagonismos fuertes y bien trabajados, secundarios al servicio de las partes e interpretando los matices que un relato de este tipo necesita. Russell Crowe y Joaquin Phoenix están increíbles, sobre todo el rol de Comodo.

Todo lo anterior no resultaría tan armónico sin la manija de Ridley Scott, cuyo regocijo para dirigir la película y su resultado final traspasa al espectador. Se da gustos con tomas de su sello, timelapses, ralentizaciones. Es la especialidad de la casa, un plato bien elaborado y para disfrutar con una continuidad de ritmo como pocas veces se ve. Como sexto punto añadir la musicalización de Hans Zimmer y Lisa Gerrard, recordadas hasta hoy entre las grandes e inspiradoras sonoridades del cine del nuevo milenio. No hay épica si un buen sonido de fondo.

No se puede dejar fuera el tema tecnológico con las ambientaciones visuales y recreaciones computarizadas de nivel, el vestuario y la fotografía. Para enterar la docena agreguen también las coreografías de lucha y como guinda el sólo hecho de revivir la épica en el cine donde no muchas películas alcanzan lo que montones pregonan; Inspiración, drama y batallas con contexto. Todos pueden jugar a agregar o matizar estas u otras observaciones sobre la suerte de “Gladiador”.

Señalemos que un manojo de elogios siempre puede contener algún foco criticable o subjetivo, como su real apego histórico, la comodidad -“entre comillas”- de Crowe en cuanto a desplante en comparación al derroche de Phoenix o lo medido de la rienda del director para el salvajismo que se relata. Todo es opinable sin duda, al final, todo se reduce a gustos. Lo técnico es una base algo más objetiva, pero si no te gusta una película, ni hablar.

¿Un Bonus track? Revisen por ahí la increíble historia detrás del actor Oliver Reed, “Proximus” en la película y el desenlace -con sendo episodio incluido- de sus días en las grabaciones del film.

Recomendación: Excelente. Ridley Scott es el director de orquesta que se da el lujo de llevar adelante una obra completa, redonda, de su gusto y el nuestro,  con intérpretes y elementos de altura y excelencia. 

⚔ ⭐👏👏👏

[CINE PRÁCTICO] “Exodus: Dioses y Reyes”

Épica sobria.

Épica sobria.

“¿Puedo proceder? (…)”. Ejem… Ridley Scott en una sentida cinta sobre una temática tan delicada como emblemática, aborda con maestría una historia por todos conocida dándole toques propios de su sello y que la acerca -en lo posible- a un marco terrenal que de paso entretiene y no se detiene en parábolas innecesarias.

¿Se puede mezclar lo épico, con lo místico y a la vez con lo sobrio? Scott demuestra que sí, y para ello se vale de un Christian Bale representando un Moisés soldado, guerrero, estratega y líder. Una versión menos limpia si se quiere e igualmente menos explicativa, pero más creíble y sin lo bíblico, que suele ser lo más discutible en estas versiones fílmicas.

Pese a una síntesis drástica, “Exodus: Dioses y Reyes” (2014) dura cerca de dos horas y media y aunque sus lagunas son inevitables, cada parte ejemplifica un proceso importante en la ruta hacia el éxodo de los hebreos desde Egipto rumbo a la tierra prometida y el tortuoso camino para recibir la visa de salida. Pero el repaso es igualmente sobrio y las emociones penan bastante.

Aunque se sale con la suya, Ridley Scott no abusa de los efectos especiales -que están estupendos- ni de los sentimentalismos religiosos, dándose el lujo casi de cuestionarlos, pero pese todo lo anterior, “Exodus” resulta algo parca, muy sobria, sin la espectacularidad o por decirlo menos, malos pensamientos que le curiosamente eran lo más real que podrían haberle endosado a un símbolo del Antiguo Testamento, caracterizado por sus excesos.

Estamos ante una película bien hecha, de eso no hay duda, pero la cautela le hace mella. Bale gusta como un Moisés soldado así como gusta el ímpetu frente al Todopoderoso, pero las dudas pasan por algunos nombres en el elenco que no son explotados como se debiera (Maria Valverde es una bocanada fresca y encantadora) y la horizontalidad de un relato donde pasamos de un cuadro a otro basándonos más en los hechos que en las emociones. Eso, en un film de este tipo se paga.

dado 4De regular a aceptable. Peca de sobria y se salta las emociones. Ridley Scott hizo una apuesta muy personal y sólo él podrá evaluar lo obtenido.

[CINE PRÁCTICO] “Welcome to the Punch”

...

Estilo sin profundidad.

Atractiva, sin perder tiempo en mayores explicaciones y poniendo énfasis en los objetivos más que en las razones es “Welcome to the Punch” (2013) es una aceptable propuesta de thriller donde las actuaciones brillan algo más que la historia misma.

Traducida como “Cruzando el límite” entre otras denominaciones, la mano de Ridley Scott -aunque sea en producción- se hermana bien con el desenvolvimiento de actores como James McAvoy y Mark Strong, y quizás para diferenciarse de las caricaturas e historias similares del bajo fondo londinense de Guy Ritchie entre otros, descarta los lugares comunes de la capital inglesa aunque todo apunta hacia allá.

De hecho, la trama en cuestión tiene más altura que las antes mencionadas y aunque omite las explicaciones para entrarle de lleno tiene un estilo atractivo, llamativo y que por alguna razón engancha a seguir viéndola aunque se sea consciente de sus bemoles.

Dentro de sus contras más visibles está la falta de conexión entre las piezas del argumento y que algunas ramas que apuntaban alto se diluyen sin mayor explicación, esto molestará y decepcionará a los perfeccionistas.

A favor encuentra el mencionado estilo, los actores y unas escenas de acción de buen nivel, pero nada más. Es como si algunas buenas tomas de thriller y personajes que pintan de interesantes hubieran sido puestos en una película sin preocuparse demasiado en el orden ni la coherencia de sus acciones dentro del todo.

Salvo por eso esta opción es entretenida, interesante pero con una deuda de haber podido ordenarla mejor y no dejar pasar la oportunidad de contar con un elenco que era capaz de hacer de calidad. En ese sentido, es un sacrificio de las expectativas.

dado3Regular, promete demasiado para luego cumplir con tan poco.

😎

[CINE PRÁCTICO] “El reino de los cielos” (Cruzada)

Buscando la épica sagrada.

Buscando la épica sagrada.

Con la épica característica de Ridley Scott, “El reino de los cielos” (2005) nos evoca por momentos lo mejor del cine bélico de época del realizador aunque por momentos también pareciera recordarnos ese “Alexander” (2004) de Oliver Stone por la ambición aludida por los personajes y la producción al momento de desarrollar el proyecto.

Esta versión cinematográfica de un “Age of Empires” pero basada en hechos reales y cruentos, contrasta también por ejemplo con un referente cercano en los 2000, “Gladiador” (2000) con un Russel Crowe más profundo y con más determinación que el volátil Orlando Bloom de esta pasada. Y eso que en cuanto a peso histórico, la propuesta en cuestión presenta un sustento más poderoso.

Las ralentizaciones, ángulos de cámara y los sutiles enfoques para evidenciar la crudeza de la guerra son parte de la gama de herramientas de Scott para insertar usualmente al espectador en sus recreaciones. El resultado es magnífico e incluso después de ver la versión extendida que sobrepasa las tres horas, las chispas entre espadas y sables aún resuenan.

La musicalización del film es destacada así como el tacto para abordar temas como la religión y los principios éticos con la altura necesaria para no ofender y a la vez prácticamente educar. De hecho, la religión queda aclarado como algo casi ajeno al credo y por otra parte, la fe aunque sin ser nombrada se alza como un código casi moral entre los hombres, independiente del bando. Una interesante reflexión.

En síntesis se trata de una buena película, sin embargo, por razones que le son ajenas a su perfil de incorruptibilidad, Orlando Bloom pintaba más como un buen secundario que para asumir el protagonismo de una cinta que con otro eje, pudo ganar más en credibilidad, épica y estampa.

Aceptable a buena. Una recreación histórica elogiable aún obviando ciertos ripios.

😮

[CINE PRÁCTICO] “El abogado del crimen” – (The Counselor)

Puro trámite sin resolución.

Puro trámite sin resolución.

Sumando puntos como una de las grandes decepciones del año y que se gana un lugar en la lista irregular de realizaciones del gran Ridley Scott, ‘El abogado del crimen’ (The Counselor, 2013) es el resultado de un guión con algo de complejidad, más psicológico que explícito y con una ejecución que navega en un sentido muy diferente.

A pesar ir rumbo a las dos horas de duración, apenas dos escenas valen la pena y dan que hablar pero basadas en el mismo cuadro. Muy poco para una producción tan ambiciosa como esta que agrega nombres como Bardem, Fassbender, Cruz, Díaz y Pitt en su reparto.

El guión que tiene todo el sello de Corman McCarty (‘Sin lugar para los débiles’, ‘The road’) no encaja con los fines de la dirección y una sobrecargada planilla de estrellas, que contrario a lo que sucede en films de este tipo no parecen dispuestas a tranzar su brillo y el staff tampoco da señas de querer de ensuciarse las manos pese a la temática de la cinta. Raro en Scott.

Da la impresión incluso tras ver la película que todo está inconcluso; la historia, las ideas, los diálogos. Todo queda demasiado entreabierto y el rango de interpretación es tan amplio que llega a ser incómodo para el espectador. Si el comienzo es lento y poco explosivo, el transcurso de la cinta no mejora incluso rematando de forma tan ambigua como el resto.

‘The Counselor’ es más reflexiva de lo que debiera y de lo que la gente espera. Una gran desilusión donde cualquier expectativa muere en un mar de meras insinuaciones.

2Desilusionante. Muy al debe de lo que se espera. Lenta y sucedánea.

😦

[CINE PRÁCTICO] “Black hawk down” – (La caída del halcón negro)

Dos horas en África del este.

Dos horas en África del este.

Bestial, dura, intensa. Se trata de sólo algunos de los calificativos para esta cinta típica de Ridley Scott, muy en su estilo, aunque debido precisamente a esto, cae en ciertos estereotipos menos visibles en otras producciones de su autoria pero que no se apreciaban tan excluyentemente como ahora.

Del año 2001 y basada en una novela que a su vez, trata de hechos reales, es un viaje a ver lo que sucede en el continente más ignorado dentro de la globalidad actual. Un vistazo de dos horas y fracción a la cotidianidad de un mundo sin los adelantos que disfrutamos en nuestro día a día y donde el más fuerte y sin escrúpulos prevalece.

Cuesta separar las conclusiones que deja la película al producto en sí mismo. Scott suele polarizar los bandos pero esta vez bajo la bandera estadounidense, dicha característica se hace burdamente evidente. Esto no es cinematográficamente negativo, pero si merma a la trama de un potencial humano importante y equilibrado.

En el este africano, en una guerra de otros -sobre los cuales se ahonda de modo pobre- cientos de jóvenes norteamericanos en sus escuadrones de élite intentan probar algo que ni ellos mismos saben de qué se trata. A diferencia de otros films de este tipo, la locación y la temática es diferente, lo que se suma al modo en que se relacionan los personajes, de modo sumamente marcial, cuadrado y pocos matices pese a la gama notable que presenta el elenco.

Con justos reconocimientos por el sonido, la transferencia de los zumbidos al espectador es amplia durante toda la cinta y los casquillos de bala utilizados servirían para hacer montañas de vainillas con restos de pólvora. Con un montaje lineal pero muy atrapante, “La caída del halcón negro” es la cara cruel y sin miramientos de las otras guerras, esas sin bandos definidos, de tramas intrincadas y de conflictos civiles internos de países olvidados que como bien se menciona, sólo aparecen en las breves de los noticieros.

El film es denso dentro de su horizontalidad. No especula con los enfrentamientos, simplemente los extiende por casi toda la película, con una adrenalina bélica que ya quisieran los juegos de consola. No es ajeno imaginarse a los camarógrafos con casco y camuflaje, pero se agradece que por momentos el frente de atención se diversifique aunque sea con crudeza. Un film recordable.

4 Violenta y cruel hasta el punto del sin sentido, es con todo una película referencial. 

😯